El ministro de Exteriores boliviano reconoce que las relaciones con EEUU "no pasan por el mejor momento"

Actualizado 05/07/2007 5:59:21 CET

LA PAZ, 5 Jul. (EP/AP) -

El ministro de Asuntos Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, reconoció ayer que las relaciones con Estados Unidos "no están pasando por el mejor momento", después de que una ciudadana estadounidense fuera detenida y puesta en libertad más tarde por llevar munición en su equipaje.

La joven que protagonizó el incidente no declaró a su llegada al aeropuerto de La Paz que llevaba en su maleta 500 balas para entregar a un militar de la embajada estadounidense en Bolivia, amigo de la joven, y que le encargó la munición para entrenar.

"Ambos gobiernos tienen el interés de mejorar" las relaciones, señaló ayer Choquehuanca, después de que miembros del Departamento de Estado convocarán al embajador boliviano en Washington, Gustavo Guzmán, para protestar por el tono del Gobierno de La Paz respecto al incidente.

"Lo que ha ocurrido no puede ser la razón para que se deterioren las relaciones con Estados Unidos", agregó Choquehuanca.

El ministro de Exteriores hizo esas declaraciones al salir de la residencia del embajador Philip Goldberg, donde participó en los festejos por la fiesta nacional de Estados Unidos.

Goldberg fue citado el pasado lunes ante el Ministerio para dar nuevas explicaciones y al salir calificó como "inaceptables" las declaraciones de las autoridades bolivianas porque "están fuera de la intención de mantener buenas relaciones".

"Lo que el país espera del embajador norteamericano es una explicación coherente y consistente, respecto a lo sucedido", declaró a la prensa el martes el ministro de Gobierno, Alfredo Rada. Unos días antes, el presidente Evo Morales había dicho que "no se puede entender para qué el embajador de Estados Unidos trae balas a Bolivia". Su portavoz, Alex Contreras señaló el fin de semana que la relación entre los dos países "se podría tensar aún más" debido al incidente.

Según Goldberg, la joven Donna Thi Dinh cometió un "error de criterio", "no intencionado" y no tuvo la intención de "burlar a la justicia" cuando la semana pasada guardó en su equipaje la munición de práctica por encargo del jefe del grupo militar de la embajada, el coronel James Campbell.

La joven fue liberada por un juez sin cargos después de estar detenidas unas horas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies