Bush designa a Negroponte 'número dos' de la diplomacia y a Mike McConnel al frente de la inteligencia

Actualizado 05/01/2007 19:35:17 CET

WASHINGTON, 5 Ene. (EP/AP) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, designó hoy a John Negroponte como subsecretario de Estado y situó a Mike McConnel, un vicealmirante retirado y espía veterano, como director nacional de inteligencia para ocupar el cargo dejado por el primero. Estos nombramientos deberán ser confirmados ahora por el Senado.

"Cada uno de ellos hará un buen trabajo en sus nuevas posiciones, y es fundamental que asuman sus nuevas responsabilidades sin demoras", afirmó Bush, que dirigiéndose al nuevo Congreso controlado por la oposición demócrata dijo que espera que "sean confirmados lo antes posible". De ser confirmado en su puesto, McConnel coordinará el trabajo de las 16 agencias de seguridad del país, función que recaía hasta ahora en Negroponte. Este, por su parte, asumiría el segundo puesto de mayor jerarquía del Departamento de Estado, después de Condoleezza Rice. Los cambios tienen lugar como parte de un esfuerzo de la Casa Blanca de darle un nuevo enfoque a la política en Irak y reenfocar la estrategia de seguridad nacional de Bush a dos años de dejar el mandato. Al parecer, parte de la nueva estrategia está centrada en la renovación de los equipos de inteligencia y seguridad nacional. Si es confirmado en su puesto, McConnell dijo que espera continuar con el trabajo realizado por Negroponte y su equipo, quien fue el primer director nacional de inteligencia por 20 meses.

"A diferencia de hace solo una década, las amenazas de hoy y el futuro avanzan cada vez más rápido y a través de fronteras geográficas y de organizaciones", declaró McConnell, junto a Bush, Negroponte y Rice. El presidente planea anunciar su nueva estrategia para la guerra en un discurso que podría ofrecer a mediados de la semana próxima y que se esperaba para antes de Navidad, pero fue demorado.

McConnell pasó más de 25 años como agente de inteligencia y seguridad y llamó la atención del por entonces secretario de Defensa Dick Cheney y del jefe del Estado Mayor Colin Powell durante la Primera Guerra del Golfo Pérsico. Entre 1992 y 1996 ocupó el cargo de director de la Agencia de Seguridad Nacional.

McConnell permitió que el Congreso y la Casa Blanca recortaran los fondos de su agencia después de la Guerra Fría, en momentos que según Aid el gobierno debiera haberlos incrementado por los desafíos que imponían los teléfonos móviles, internet y el cable de fibra óptica. Bajo su supervisión, la agencia fue crucial para ofrecer información de inteligencia sobre la guerra en Bosnia, los envíos de tecnología armamentista a Irak y otros temas importantes de ese momento. McConnell se apartó del Gobierno y trabajó cerca de una década para Booz Allen Hamilton, una consultora que ofrecía servicios a la administración pública.

El Gobierno buscó disipar cualquier sugerencia de que el cambio de Negroponte, un experimentado diplomático, fue una degradación de puesto. Negroponte, de 67 años, ha ocupado varios puestos difíciles en el Gobierno de Bush y ha estado en el centro del debate de Irak desde la invasión lanzada en marzo del 2003. Fue embajador ante Naciones Unidas entre 2001 y 2004, y embajador en Bagdad hasta marzo de 2005, antes de convertirse en director Nacional de Inteligencia.