Bush niega en una entrevista que prepare un ataque contra Irán y apuesta por la vía diplomática

Actualizado 06/10/2007 1:56:05 CET

WASHINGTON, 5 Oct. (EP/AP) -

El presidente estadounidense, George W. Bush, negó en una entrevista concedida a una cadena árabe que Estados Unidos se esté preparando para atacar Irán y aseguró que mantiene el compromiso de trabajar la vía diplomática para resolver la disputa con Teherán respecto a su programa nuclear.

El presidente --en una entrevista de una hora a la cadena 'Al Arabiya' realizada el pasado jueves en el Despacho Oval y en otras dos estancias de la Casa Blanca-- también reiteró su compromiso para negociar con Irán en cuanto este país abandone su programa nuclear. "He dicho que si suspenden su programa nuclear, estaremos en la mesa", insistió Bush, de acuerdo a la transcripción de la entrevista que difundió hoy la Casa Blanca. "Pero hasta ahora han rechazado hacerlo", advirtió.

Así, Bush rechazó las informaciones aparecidas en medios árabes en las que se apuntaba a que el presidente estadounidense habría ordenado al Ejército preparar un ataque contra Irán a finales del mes de enero o febrero. Bush consideró estas noticias como "chismes" y "propaganda vacía".

En este sentido, Bush aseguró que se trata de palabras con las que se pretende "asustar a la población" sobre él, Estados Unidos o "lo que representamos". Aunque insistió en que no se trata más que de "malos chismes", también reconoció en la entrevista que hay gente en Oriente Próximo que cree que él está en contra del Islam y que es un hombre de guerra.

Además, sostuvo que la imagen que se da de su país "ha sido tergiversada", por lo que entiende que se digan cosas sobre él "que simplemente no son ciertas". Por esta razón, Bush agradeció la oportunidad de esta entrevista ya que le permitió dirigirse directamente al público árabe sobre lo que hay en su "corazón" y hablar "del hecho de que mi país es un país de paz".

ORIENTE PRÓXIMO

En referencia a las posibilidades de paz en Oriente Próximo a través de la conferencia promovida por Washington para el próximo mes de noviembre en el estado de Maryland, el mandatario estadounidense se mostró optimista respecto a que se pueda alcanzar la paz y se comprometió a apoyar a las fuerzas de seguridad palestinas y a ayudar económicamente al presidente Mahmud Abbas para que mejore la vida de la gente.

La estrategia de Estados Unidos es, según Bush, llevar a todas las partes a la mesa para una paz general, cuyo primer paso sea un compromiso de israelíes y palestinos sobre el concepto de paz, antes de embarcarse en el curso de la hoja de ruta para crear dos estados que vivan en paz lado a lado.

Además, el presidente Bush aseguró que fomentar la democracia en Oriente Próximo continúa siendo una prioridad para su Administración, pero que está "profundamente preocupado" por las interferencias de Siria y otros países en las elecciones presidenciales en Líbano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies