EEUU condena el "brutal" doble atentado suicida perpetrado en Bagdad

Fuerzas de seguridad iraquíes inspeccionan el lugar de un atentado en Bagdad
REUTERS
Publicado 16/01/2018 2:07:18CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Embajada de Estados Unidos en Irak ha condenado este lunes el "brutal" doble atentado suicida perpetrado durante la jornada en la capital, Bagdad, que se ha saldado con al menos 26 muertos y 95 heridos, según fuentes de seguridad.

"Expresamos nuestras profundas condolencias a las familias de las víctimas y nos unimos a los iraquíes en el luto por la pérdida de estas vidas inocentes. Deseamos una pronta recuperación a los heridos", ha indicado en su comunicado.

"Este brutal ataque es un desafortunado recordatorio de que el terrorismo sigue siento una amenaza incluso después de la liberación del territorio iraquí de manos de Estado Islámico", ha subrayado.

En este sentido, ha recalcado que "Estados Unidos seguirá siendo socio del Gobierno de Irak para mejorar la seguridad para los iraquíes y para evitar el resurgimiento de la ideología terrorista que amenaza a ambas naciones".

El portavoz del Ministerio del Interior, Saad Maan, ha afirmado que dos terroristas suicidas se han inmolado en la plaza Al Tayaran (plaza de la Fuerza Aérea), en el centro de la ciudad.

El balance de víctimas podría aumentar debido a que los equipos de rescate siguen trabajando en la zona y a que varios de los heridos se encuentran en estado grave. Por el momento ningún grupo ha reclamado la autoría del ataque.

Horas después, al menos tres personas han resultado heridas a causa de la explosión de una bomba en la región de Yisr Diyala, ubicada al sur de Bagdad, según ha recogido la cadena de televisión local Al Sumaria.

El primer ministro de Irak, Haider al Abadi, anunció el 9 de diciembre el "fin de la guerra" contra Estado Islámico en el país, después de que los militares recuperaran los últimos bastiones que aún permanecían bajo control de la organización yihadista.

Al Abadi ya anunció el 21 de noviembre la derrota militar de Estado Islámico y avanzó que su Gobierno confirmaría la victoria definitiva sobre el grupo extremista después de finalizar la persecución de sus fuerzas, dispersas en la provincia de Anbar.