Congresista considera que unión entre Al Jazira y Telesur podría crear "una televisión para terroristas"

Actualizado 02/02/2006 8:18:50 CET

WASHINGTON, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El congresista republicano estadunidense, Connie Mack, manifestó que el acuerdo de cooperación entre Telesur y Al Jazira tiene el propósito de crear una "cadena global de televisión para terroristas", según afirma el diario 'El Observador'.

Mack acusó ayer miércoles a la cadena árabe de servir "con frecuencia como portavoz del terrorismo".

El legislador instó nuevamente al Congreso a que apruebe una medida presentada por el año pasado a fin de iniciar transmisiones de programas de radio y televisión que sean una fuente de noticias "objetiva" para los venezolanos, destacando que el Gobierno de Chávez es uno de los principales financiadores de la cadena latinoamericana.

"Ahora, Hugo Chávez ha ido más allá. No fue suficiente propagar su propaganda socialista en toda América Latina, ahora confabula con la televisión terrorista", aseguró Mack, miembro del Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes. El acuerdo entre Telesur y Al Yazira, suscrito el pasado martes en Doha (Qatar), incluye el intercambio de contenidos y experiencias de capacitación periodística y técnica. El congresista añadió que a Chávez "se le ha ido la mano con la colaboración pactada entre la televisión de Venezuela y la cadena qatarí, que con frecuencia ha servido de portavoz del terrorismo".

Telesur informó que el acuerdo fue suscrito durante el segundo Foro Internacional de Al Jazira, el cual se celebra en Doha, Qatar, por el presidente de la cadena árabe, Wadah Khanfar, y el de Telesur, Andrés Izarra.

"El acuerdo formaliza la relación de cooperación adelantada por ambas cadenas desde el lanzamiento de la señal en vivo de Telesur, en octubre de 2005, y el establecimiento de la corresponsalía para América Latina de Al Jazira en Caracas", precisó en un comunicado Telesur.

Telesur tiene como socios a Venezuela, con el 51 por ciento del capital, Argentina con el 20, Cuba con el 19, y Uruguay con el 10 por ciento. El canal sudamericano tuvo una inversión inicial de 12.5 millones de dólares, aportada principalmente por Venezuela. Izarra afirma que "es un proyecto periodístico integracionista", que pretende ser una alternativa a la hegemonía de los grandes medios transnacionales.