Cuba no podría devolver la totalidad de los bienes expropiados a estadounidenses si hay un cambio de régimen

Actualizado 05/10/2007 6:02:56 CET

OMAHA (NEBRASKA, EEUU), 5 Oct. (EP/AP) -

Un estudio encargado por la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional concluyó el jueves que los estadounidenses que buscan recuperar sus bienes en Cuba, que les fueron expropiados después de que Fidel Castro tomase el poder en 1959, probablemente no recibirán los miles de millones de dólares que esperan.

El estudio indica que en vez de ello, deberían llegar a un acuerdo por derechos de desarrollo y exenciones de impuestos que les permitirían obtener ganancias en una nueva Cuba. Unas 6.000 demandas estadounidenses han sido consideradas como válidas por la Comisión Estadounidense de Acuerdos de Reclamos en el Extranjero.

Según el texto, el monto total de los bienes que deberían ser devueltos está valorado en aproximadamente 6.000 millones de dólares actuales, con sus respectivos intereses. Las reclamaciones van desde casas hasta bienes empresariales, ingenios azucareros y refinerías petroleras.

El estudio, efectuado por la Universidad de Creighton, sugiere que si Cuba intentara pagar las reclamaciones en dinero, apenas cubriría un mínimo de las demandas, lo mismo que si se intentasen pagar con los bienes de Cuba congelados en Estados Unidos. En su lugar, el estudio sugiere llevar las reclamaciones a una instancia de convenio que permita el crecimiento de Cuba, al darle a los demandantes la oportunidad de mejorar su situación en el mismo país caribeño.

"El peor escenario posible sería que el proceso de reclamaciones contribuyera a la ruina económica de la isla si hay un cambio real en el régimen", señaló el jefe del equipo de investigación y vicepresidente de asuntos académicos de la Universidad de Craighton, Patrick Borchers.

Los académicos de Craighton recibieron la petición de elaborar un modelo para administrar las reclamaciones de cubanos exiliados en Estados Unidos y de los cubanos de la isla, basándose en especulaciones sobre cómo podría cambiar Cuba después de la muerte del presidente Fidel Castro.

El estudio destaca que muchos expertos consideran que su muerte dará lugar a una lenta transición al concluir el gobierno de Raúl Castro y que se tratará de avanzar hacia un nuevo Gobierno socialista. El estudio consideró que es poco probable la existencia de una rápida transición hacia la democracia.

Sin embargo, para el empresario Teo Babun, cuya familia perdió en las expropiaciones una planta de cemento, algunas empresas mineras y los derechos de transportación marítima y maderera en la década de los sesenta, consideró que se trata de un cálculo exagerado.

"Es (un estudio) bastante visceral para tener a un grupo de abogados haciendo predicciones, ese es el trabajo del Departamento de Estado", indicó Babun, quien ha observado de cerca la situación de Cuba y encabeza a un grupo consultor que busca oportunidades de negocio en una nueva Cuba.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies