EEUU.- Dell gana 536 millones en el segundo trimestre por el menor coste de los componentes

Actualizado 31/08/2007 15:14:02 CET

ROUND ROCK (ESTADOS UNIDOS), 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El fabricante de ordenadores estadounidense Dell obtuvo un beneficio neto de 733 millones de dólares (536 millones de euros) en el segundo trimestre de su ejercicio fiscal, aproximadamente un 46% más que en el mismo periodo del año anterior, aunque las cuentas de los trimestres anteriores son aún provisionales debido a los errores contables detectados en una auditoría interna, informó la compañía.

La compañía texana anunció a mediados de agosto que deberá reformular las cuentas correspondientes a los ejercicios fiscales 2003, 2004, 2005 y 2006, así como las del primer trimestre de su ejercicio 2007, después de que una investigación desarrollada por el Comité de Auditoría de la compañía detectara errores e irregularidades contables encaminadas a alcanzar los objetivos trimestrales de la empresa.

El segundo mayor vendedor de ordenadores a nivel mundial explicó que sus resultados se vieron beneficiados por el menor coste de los componentes y la mejora del precio medio de venta de sus productos, aunque advirtió que de cara a los sucesivos trimestres prevé una desaceleración del abaratamiento de estos componentes, lo que podría afectar a sus resultados.

Los ingresos de la compañía texana alcanzaron los 14.771 millones de dólares (10.809 millones de euros), un 4,8% más, con un crecimiento del 9,2% en el mercado americano, mientras que en Europa la facturación de la compañía creció un 3,5% y en Asia Pacífico un 2,1%.

Entre los diferentes productos de Dell, las ventas de ordenadores de sobremesa reportaron 5.000 millones de dólares (3.659 millones de euros), mientras las de portátiles alcanzaron los 3.900 millones de dólares (2.854 millones de euros) y las de servidores 1.600 millones de dólares (1.171 millones de euros).

Dell anunció el pasado mes de mayo que recortará el 10% de su plantilla como parte del plan de reestructuración de la compañía para ahorrar costes, lo que implica el despido de más de 8.000 empleados.