EEUU enviará una delegación de alto nivel al encuentro del viernes en México entre López Obrador y Pompeo

Andrés Manuel López Obrador
REUTERS / EDGARD GARRIDO
Publicado 10/07/2018 23:02:38CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El encuentro previsto para el viernes entre el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, contará además con la participación del secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el asesor de la Presidencia Jared Kushner, yerno del mandatario estadounidense, Donald Trump.

La composición de la delegación estadounidense ha sido confirmada por Marcelo Ebrard, propuesto por López Obrador como próximo ministro de Exteriores mexicano, según ha recogido el diario local 'Milenio'.

"La reunión va a ser aquí porque es en las oficinas del presidente electo de México. Vamos a tomar algunas medidas esperando que las molestias al área sean lo menos", ha dicho.

Por su parte, López Obrador, ha dado las gracias a Trump por el envío de una delegación de alto nivel y ha agradecido "la actitud respetuosa" del mandatario y "el interés de que haya entendimiento entre los pueblos y los gobiernos de México y Estados Unidos".

Asimismo, ha resaltado que la "mejor manera" de hacer frente al "fenómeno migratorio" pasa por "impulsar el desarrollo de México". "La gente sale de sus pueblos de origen por necesidad no por gusto", ha apuntado.

Trump fue de los primeros líderes regionales en felicitar a López Obrador por su victoria electoral. "Estoy deseando trabajar con él. ¡Aún hay mucho que hacer en beneficio de ambos, Estados Unidos y México!", escribió en Twitter.

El jefe del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) le tendió la mano horas después en su primera entrevista como presidente electo al afirmar que buscará canales de comunicación con la Administración Trump. "No vamos a pelearnos", dijo a Televisa.

La tensión entre Washington y Ciudad de México ha aumentado desde la llegada de Trump a la Casa Blanca por su plan de construir un muro en la frontera entre los dos países para frenar la inmigración ilegal, el tráfico de armas y de drogas y hasta el "terrorismo".

El mandatario estadounidense pretende que México costee este macro proyecto esgrimiendo que es el responsable de todos estos flujos en la línea limítrofe, si bien Peña Nieto ha insistido en que no pagará el muro de Trump.

Además, México y Estados Unidos, así como Canadá, están inmersos en las negociaciones para reformar el NAFTA, a las que Trump arrastró a sus socios regionales bajo amenaza de retirar a la potencia norteamericana del mismo si no se corregía el déficit comercial con los otros dos firmantes.