La FDA advierte a los padres que tengan cuidado al dar a sus hijos medicinas para el resfriado y la tos

 

La FDA advierte a los padres que tengan cuidado al dar a sus hijos medicinas para el resfriado y la tos

Actualizado 16/08/2007 20:05:22 CET

WASHINGTON (EE.UU.) 16 (EP/AP)

El Gobierno de Estados Unidos advirtió esta semana a los padres de que no deben dar medicinas a niños menores de dos años sin prescripción médica, como parte de una revisión general sobre la seguridad y eficacia de los medicamentos en jóvenes.

Ante las preguntas sobre sus ventajas y riesgos, la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) dijo el pasado miércoles que el Consejo Asesor de medicamentos sin prescripción se reunirá los próximos 18 y 19 de octubre para hablar del uso de estas medicinas en niños.

La FDA emitió un comunicado en el que avisa de los graves efectos adversos que puede producir en niños, sobre todo menores de dos años, que hayan recibido una gran dosis de estos productos para el resfriado y la tos sin receta médica.

Por otra parte, la Agencia advierte a lo padres de que deben administrar el medicamento como indica en el modo de empleo del prospecto que incluye el medicamento. Entre otras recomendaciones, informa que estos productos no deben usarse en menores de dos años a no ser que un médico lo haya mandado. Asimismo, recuerda que un niño no puede tomar medicamentos para adultos, y sólo recomienda el uso de productos conocidos como pediátricos, recomendados para bebés y niños.

Recuerda que las medicinas para la tos y el resfriado vienen en distintas administraciones, por este motivo señala que de no estar seguro de la dosis correcta debe preguntar al médico. Además, si se están dando otras medicinas, con o sin receta médica, debe ser aprobada su administración por un especialista que compruebe que su empleo combinado no es perjudicial para la salud del niño.

Por otra parte, aconseja leer toda la información que contiene el producto sobre la composición del medicamento en el envase para conocer sus ingredientes activos y los efectos adversos del producto. Y, finalmente, en productos líquidos, señala que los padres deben usar para medir el producto el utensilio que viene en el embase y que marca la dosis recomendada, y no una cucharilla o cuchara de cocina porque no son aparatos apropiados para medir su administración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies