EEUU incluye a cuatro altos cargos venezolanos en la lista de sanciones

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
REUTERS / MARCO BELLO - Archivo
Publicado 19/03/2018 22:50:55CET

NUEVA YORK, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Departamento del Tesoro estadounidense ha anunciado este lunes la inclusión de cuatro altos cargos venezolanos en la lista de personas sancionadas por su implicación en la crisis política en la que se encuentra sumido el país sudamericano.

Entre los sancionados están el viceministro de Comercio Interior, Willian Antonio Contreras; el Tesorero Nacional en funciones, Nelson Reinaldo Lepaje Salazar; un exdirector suplente en la Junta Directiva del Banco Nacional de Vivienda y Hábitat y exviceministro de Economía Agrícola, Américo Alex Mata Garcia, y un expresidente de la Junta Directiva del Instituto Venezolano de Seguridad Social, Carlos Alberto Rotondaro Cova.

En lo que respecta a Mata, Estados Unidos considera que como coordinador de la campaña presidencial de 2013 del presidente Nicolás Maduro, pidió y recibió 50 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de futuros contratos.

Sobre Contreras, sostiene que es responsable en la imposición de precios. "Las empresas han ralentizado su producción o han dejado de operar en lugar de importar materias primas para productos que solo pueden vender a un precio significativamente inferior a los de los supermercados", señala.

Para Lepaje destaca que el Tesoro Nacional "ha sido objeto de acusaciones de corrupción, como el presunto robo de casi 10 millones de dólares por parte de Maduro".

Por último, a Rotondaro le achaca que "el país no compra medicinas extranjeras suficientes ni produce bastantes". "En parte debido a la falta de vacunas y antibióticos, enfermedades como la difteria o el sarampión han vuelto y los venezolanos que sufren enfermedades crónicas como cáncer o diabetes suelen dejar sus tratamientos", reprocha.

Este mismo lunes, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha firmado una orden ejecutiva en la que prohíbe a los ciudadanos estadounidenses y a toda persona jurídica sujeta a la jurisdicción norteamericana comerciar y financiar la compra de moneda digital emitida por el Gobierno de Venezuela a partir del 9 de enero.