Un informe interno acusa al Pentágono de manipular información para apoyar la invasión de Irak

Actualizado 09/02/2007 14:58:51 CET

WASHINGTON, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Defensa estadounidense manipuló la relación entre Al Qaeda e Irak para apoyar la decisión de la administración Bush de invadir el país en 2003, y empleó para ello informes de "dudosa calidad y fiabilidad", según un informe del inspector general del Pentágono presentado por el presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, el senador Carl Levin, y publicado hoy por diario estadounidense 'Washington Post'.

La oficina del ex subsecretario de Defensa Douglas J. Feith, según extractos del informe hecho público ayer por Levin, "estaba predispuesta a encontrar una relación entre Irak y (la organización terrorista) Al Qaeda". Levin consideró que las actividades de la oficina de Feith eran "un estudio de asesoramiento de inteligencia alternativo, pero inapropiado".

"La conclusión de todo este asunto es que la información sobre la relacion entre Irak y Al Qaeda fue manipulada por funcionarios de alto nivel del Departamento de Defensa para apoyar la decisión, por parte de la administración, de invadir Irak", señaló Levin. "Nuestra opinión es que nuestro informe es una condena devastadora de las actividades inapropiadas desarrolladas por el Departamento de Defensa, que contribuyeron a llevar a esta nación a la guerra", sentenció.

Los informes "presentados en 2002 por la oficina de Feith", remata el resumen del informe interno del Pentágono --que será presentado hoy en su totalidad en el Comité de Servicios Armados del Senado--, se emplearon para producir una relación entre al Qaeda e Irak "mucho más intensa que la estimada por los servicios de inteligencia, y más acorde con la visión política de alguno de los altos funcionarios de la administración.

Antes de los documentos presentados por Feith, la CIA había concluido que existía una asociación "en curso" entre el Gobierno de Sadam Husein y la red terrorista dirigida por Usama bin Laden, pero advertía de que los datos con los que contaba estaban basados "en fuentes de fiablilidad variable".

El propio ex subsecretario defendió en una entrevista telefónica que sus acciones no eran ni inapropiadas ni ilegales. "No era un 'estudio alternativo', sino una crítica al consenso de los servicios de inteligencia, y al presentarlo así, en modo alguno me adscribía a los contenidos de la misma", señaló Feith. Hasta que abandonó el cargo el pasado 2005, el entonces subsecretario llevó a cabo 'actividades de inteligencia', según el diario, coordinadas por el entonces máximo responsable del Departamento, Donald Rumsfeld, y por su ayudante, Paul Wolfowitz, en coordinación con la vicepresidencia.

El esfuerzo combinado de este grupo llevó a presentar al presidente Bush la conclusión de que la CIA subestimaba la relación entre la red terrorista y el Gobierno de Bagdad. Pero Feith insistió que dichos informes "no tenían nada que ver con los estudios y procesos llevados a cabo por la Agencia Central de Inteligencia", según explicó el ex subsecretario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies