El Pentágono ha admitido a numerosos "neonazis y extremistas violentos" en el Ejército, según una ONG de EEUU

 

El Pentágono ha admitido a numerosos "neonazis y extremistas violentos" en el Ejército, según una ONG de EEUU

Actualizado 10/07/2006 14:25:11 CET

WASHINGTON, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental estadounidense Southern Poverty Law Center (SPLC) denunció este pasado fin de semana que, a causa de las dificultades de reclutamiento, el Pentágono ha permitido la incorporación de "numerosos neonazis y extremistas radicales violentos" a las Fuerzas Armadas.

Según un comunicado de esta organización --creada en 1971 y cuya sede se encuentra en Montgomery, Alabama, cuna del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos--, el número de extremistas reclutados en el Ejército estadounidense podría ascender a varios miles de personas.

"Los grupos neonazis y otros extremistas se están uniendo al Ejército en gran número para poder recibir el mejor entrenamiento en el manejo de armas, en tácticas de combate y en explosivos", declaró el director del proyecto de Inteligencia del SPLC, Mark Potok.

"Debemos considerarlo una gran amenaza a la seguridad, porque esta gente está animada por una ideología que llama a la guerra racial y a la revolución. No se debe descartar que alguno de ellos se convierta en el próximo Timothy McVeigh", añadió, en referencia al joven ultraderechista y antiguo soldado en la Guerra del Golfo de 1991 que fue ejecutado en junio de 2001 tras cometer en abril de 1995 un atentado terrorista que causó 168 muertos en Oklahoma.

Un investigador del Pentágono, Scott Barfield, citado por la organización, ha asegurado que incluso han aparecido en Bagdad varias pintadas en defensa de las "Naciones Arias" y ha añadido que, a pesar de habérsele notificado la presencia de extremistas dentro de sus filas, el mando no ha tomado medidas contra ellos.

En el comunicado, el presidente del Southern Poverty Law Center, Richard Cohen, insta al secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, a que no tolere el extremismo racista en el Ejército norteamericano.

"Dado que la pertenencia a grupos de odio y la participación en actividades extremistas son contrarias a los valores y a la misión de nuestras Fuerzas Armadas, le instamos a que adopte una política de 'tolerancia cero' ante cualquier intento de imponer la supremacía blanca entre los militares", afirmó Cohen en su mensaje a Rumsfeld.

Según la organización, la presencia de extremistas supone una amenaza tanto para sus compañeros de armas como para el público en general. "Los defensores de la supremacía blanca de hoy serán los terroristas internos de mañana", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies