EEUU recalca que su política en la lucha contra Estado Islámico en Siria no ha sufrido cambios

EEUU bombardea al Estado Islámico en Kobani
REUTERS - Archivo
Publicado 05/04/2018 20:16:20CET

WASHINGTON, 5 Abr. (Reuters/EP) -

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Kenneth McKenzie, ha asegurado este jueves que la política de Washington en la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico en Siria sigue sin cambios, después de abordar el tema con el presidente del país, Donald Trump.

"Siempre hemos pensado que cuando lleguemos al final (de la lucha) contra Estado Islámico en Siria vamos a ajustar el nivel de nuestra presencia allí, así que en ese sentido no ha cambiado nada", ha remachado.

Trump ha accedido a mantener las tropas estadounidenses en Siria un poco más, dando así marcha atrás en el anuncio que hizo el martes sobre una inminente retirada, según informó el miércoles una fuente oficial. "No nos vamos a ir inmediatamente pero el presidente tampoco quiere un compromiso a largo plazo", dijo.

De acuerdo con su versión, Trump se reunió el martes con su Consejo de Seguridad Nacional para debatir este tema y sus asesores le convencieron de que aún hay que esperar para sacar a los militares estadounidenses de Siria.

El director de Inteligencia Nacional, Dan Coats, confirmó el miércoles que el Gobierno ya ha tomado una decisión sobre las tropas desplegadas en Siria y ha avanzado que se dará a conocer pronto.

La Casa Blanca emitió poco después un comunicado en el que confirma que no habrá retirada inmediata. "La misión militar para erradicar a Estado Islámico en Siria se acerca a un rápido final", si bien aún no está completada porque hay una "pequeña presencia" de la organización terrorista en suelo sirio, indicó.

"Seguiremos consultando con nuestros aliados y amigos en relación a futuros planes. Esperamos que los países de la región y de fuera de la región, así como Naciones Unidas, trabajen para conseguir la paz y garantizar que Estado Islámico no resurgirá jamás", aclaró el Gobierno.

Trump lanzó la propuesta el martes durante una rueda de prensa en la Casa Blanca tras reunirse con los líderes de Estonia, Letonia y Lituania. "Quiero salir (...) Quiero traer a nuestras tropas a casa", dijo. "Hemos gastado siete billones de dólares en Oriente Próximo en los últimos siete años. No hemos conseguido nada. Nada", esgrimió.

Sin embargo, al mismo tiempo el enviado especial de la Casa Blanca para la coalición internacional contra Estado Islámico que lidera Estados Unidos, Brett McGurk, subrayó en un foro de Washington que la misión en Siria no ha acabado. "Y vamos a completarla", aseveró, según informa Reuters.

Estados Unidos ha enviado cientos de militares a Siria en estos años pero no para intervenir en operaciones de combate, sino para entrenar y asesorar a las milicias locales que luchan contra la organización terrorista Estado Islámico.

El grupo yihadista que dirige Abú Bakr al Baghdadi fue derrotado el año pasado en sus bastiones de Raqqa (Siria) y Mosul (Irak), si bien los expertos advierten de que Estado Islámico está lejos de desaparecer. Los remanentes se han esparcido por el territorio sirio y han salido hacia otro países, como Afganistán, donde su presencia es cada vez mayor.