El efecto mariposa de una madre ugandesa

Teresa, una madre ugandesa, junto a sus hijos y otros niños
WFP/CARLOS MUÑOZ 
Actualizado 26/05/2018 9:28:55 CET

La historia de una madre que inspiró a otras en la lucha contra la desnutrición en Uganda

MOROTO (UGANDA), 26 May. (Por Carlos Muñoz, Programa Mundial de Alimentos) -

Según las matemáticas, cada acto que emprendemos puede tener una consecuencia magnificada a largo plazo, igual que el pequeño aleteo del ala de una mariposa puede provocar un tornado en un lugar muy lejano, varias semanas después. A menudo, la gente (yo incluido) toma decisiones y emprende acciones sin reflexionar profundamente sobre las consecuencias del posible impacto en las vidas de los demás, especialmente cuando estas acciones son consideradas "pequeñas".

Afortunadamente, hay personas como Teresa en el mundo.

Teresa es una mujer joven y dinámica. Su hipnótica mirada inmediatamente llama la atención. Es profunda, intensa, casi intimidante. A veces me siendo cohibido, pero pronto empiezo a entender que no es nada personal: el modo en que mira a la gente es simplemente un reflejo de su fuerte disposición, su confianza y, probablemente, su trayectoria.

Su voz, aunque decidida, a veces muestra indicios de fragilidad. Lo mismo ocurre con su sonrisa, que soy incapaz de describir; he visto muy pocos destellos de ella para ser capaz de recordarla.

             WFP

No os equivoquéis, la mía fue solo una primera impresión, y más allá de su aparente indiferencia, Teresa siempre fue amable conmigo y muy cariñosa con sus hijos, con los que vive en la localidad de Loputuk, en Moroto, Uganda.

"Cuando tu hijo está enfermo, tú también estás enfermo. Puedes sentir el dolor, no puedes concentrarte en otras cosas y toda la familia se vuelve inestable y menos productiva", explica.

Sylvia, de 5 años, es la cuarta de los cinco hijos de Teresa. Hace un par de años, Sylvia, a la que le daba mucho miedo mi cámara --espero que no yo-- fue incluida en el programa del Gobierno para la Gestión Integrada de la Desnutrición Aguda (IMAM, por sus siglas en inglés). Con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), pero principalmente gracias a la determinación de su madre, Sylvia se recuperó pronto y dejó el programa, para no volver nunca más.

Fue en ese momento cuando Teresa supo que "pequeñas" acciones pueden marcar la diferencia; que debía cambiar y salvar vidas ayudando a otras madres a combatir esa angustiosa batalla.

             WFP

Desde entonces, Teresa ha estado compartiendo su experiencia y conocimiento su saber a afligidas madres a través de sesiones de formación comunitarias en las que explica los "qués" y los "cómos" que ayudarán a los niños a superar la desnutrición aguda.

En la sesión de hoy, Teresa anuncia contenta la introducción de la tecnología del PMA como uno de esos qués y cómos. El mensaje es recibido de forma positiva por las otras madres, mientras surge un aplauso espontáneo después de que Teresa dice que las tarjetas inteligentes SCOPE CODA sustituirán a las actuales cartillas de papel almacenando digitalmente toda la información, un modo mucho más práctico de transportar y almacenar información, especialmente ante el inminente inicio de la temporada de lluvias, dado que no es que las cartillas sean a prueba de agua.

Una vez termina la sesión, tuve una conversación realmente especial con Teresa, con el resto de la familia, y varios ruidosos y curiosos niños en su casa. Quizá fuera debido a lo bien que había ido la sesión de formación, o a cómo se había roto el hielo (en realidad fundido), pero para el final de mi visita, ella era la mariposa con la sonrisa más brillante en la aldea.

Sigue aleteando, Teresa.