Egipto destaca que la nueva operación militar es una extensión de sus acciones contra el terrorismo desde 2015

Un soldado en la región egipcia del Sinaí
REUTERS
Publicado 12/02/2018 3:54:01CET

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Presidencia de Egipto ha resaltado este domingo que la nueva operación militar lanzada en el país es una extensión de su lucha antiterrorista desde 2015, subrayando que llega además en un momento clave para el país.

El portavoz de la Presidencia, Basam Radi, ha indicado que el mandatario, Abdelfatá al Sisi, sigue la operación de cerca, reiterando la importancia de la misma, según ha informado el diario local 'Al Ahram'.

"El uso de la fuerza bruta contra el terrorismo va en línea con el desarrollo interno en todos los campos y las acciones de Egipto para mantener y lograr sus intereses estratégicos y objetivos nacionales", ha argumentado.

El Ejército egipcio lanzó la operación 'Derecho del Mártir' en el Sinaí en septiembre de 2015, y sus fases segunda y tercera arrancaron en enero y abril de 2016. Posteriormente, anunció una cuarta fase de la misma en agosto de 2017.

Las palabras de Radi han llegado horas después de que el Ejército anunciara la muerte de al menos 16 presuntos terroristas en operaciones en la península del Sinaí.

"La Fuerza Aérea ha alcanzado y destruido 66 objetivos usados por elementos terroristas para esconderse de los ataques aéreos y de artillería y para escapar de sus bases durante los ataques", ha indicado en su comunicado.

Cientos de policías y militares han muerto en los dos últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí, donde opera Provincia del Sinaí. Hasta noviembre de 2014 el grupo armado era conocido como Ansar Bait al Maqdis, vinculado a Estado Islámico.

El pasado mes de noviembre, un atentado contra una mezquita sufí en el norte de la península del Sinaí acabó con la vida de más de 300 personas, convirtiéndose en el ataque con más víctimas mortales registrado en la historia reciente de Egipto. La autoría ha sido atribuida a Estado Islámico, aunque no lo ha reivindicado.

Días después del atentado, Al Sisi ordenó a las fuerzas de seguridad que pusieran en marcha una operación para pacificar la península del Sinaí y les autorizó a utilizar "toda la fuerza bruta necesaria" para lograr el objetivo en un plazo de tres meses.

Este plazo está a punto de expirar y por ello Al Sisi dio el viernes una nueva orden para arreciar la ofensiva sobre los terroristas. Las operaciones militares se han reforzado en el Sinaí y se han expandido al delta del Nilo y al desierto occidental.