Egipto niega que el siniestro en mayo de 2016 de un vuelo de EgyptAir se debiera a un incendio

Restos del avión de Egyptair estrellado en Egipto
REUTERS - Archivo
Actualizado 09/07/2018 14:54:32 CET

MADRID, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Egipto ha rechazado este lunes que el siniestro en mayo de 2016 de un vuelo de EgyptAir, en el que murieron los 66 ocupantes, 12 de ellos franceses, se debiera a un incendio en la cabina, tal y como ha apuntado la Agencia de Investigación para la Seguridad Aérea de Francia (BEA).

"La BEA considera que la hipótesis más probable es que estalló un incendio en la cabina mientras el avión volaba a su altitud de crucero y que el fuego se propagó rápidamente, lo que resultó en la pérdida de control del avión", según el comunicado del organismo.

"Las grabadoras dejaron de funcionar mientras la aeronave navegaba a 37.000 pies de altitud, pero antes se escuchó que la tripulación de vuelo mencionó la existencia de un incendio a bordo. Algunos de los restos investigados presentaban deformaciones por alta temperatura", agrega.

La BEA denunció que los investigadores egipcios no han publicado su informe final y que hicieron caso omiso a sus propuestas para seguir investigando los restos.

En respuesta, la Fiscalía General egipcia ha indicado que "las informaciones que dicen que el accidente se debió a un incendio en la cabina se fundamentan en puntos inválidos".

Así, ha indicado nuevamente que los informes forenses egipcios revelan trazas de explosivos en los restos humanos, según ha recogido la agencia estatal egipcia de noticias, MENA.

EgyptAir no ha hecho comentarios a este respecto mientras las autoridades judiciales egipcias siguen todavía con el caso abierto, pendiente de un documento final basado en la evaluación de los investigadores de este país, cuyas conclusiones fueron entregadas en diciembre de ese año.

Es extremadamente inusual que los investigadores del país que no lideran la investigación públicamente lo comenten. Cualquier desacuerdo generalmente se expresaría confidencialmente y los comentarios públicos podrían ser una señal de serias divergencias.

Contador