El Ejecutivo israelí apoya por mayoría el boicot al nuevo Gobierno de unidad nacional palestino

Actualizado 19/03/2007 1:01:04 CET

JERUSALÉN/MADRID, 19 Mar. (OTR/PRESS) -

La postura israelí sobre el nuevo Gobierno de unidad nacional palestino ya es oficial. El Gabinete hebreo aprobó ayer, por una mayoría abrumadora, la petición del primer ministro israelí, Ehud Olmert, de mantener el boicot con el Ejecutivo palestino, aunque sí se mantendrán contactos con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Mahmoud Abbas. Precisamente, Abu Mazen, presidió junto al jefe de Gobierno palestino, Ismail Haniyah, la primera reunión del Ejecutivo al que el sábado el Parlamento dio luz verde, y en la que se acordó la creación del Consejo de Seguridad Nacional Palestino, que se encargará de coordinar todos los servicios de seguridad del Estado.

"No podemos mantener contacto con el gobierno o sus ministros si consideramos que este Gobierno no acepta las condiciones de la comunidad internacional", afirmó Olmert ante los ministros que conforman el Gobierno israelí. El primer ministro se mantiene firme ante la evidencia de que el programa del nuevo Gobierno de unidad nacional palestino entre Hamas y Al Fatah no cumple con las exigencias internacionales de renunciar a la violencia y reconocer explícitamente el derecho de Israel a existir.

Diecinueve ministros votaron a favor y sólo dos se abstuvieron en la votación con la que el Ejecutivo israelí dio luz verde a la propuesta de su primer ministro. "Pensamos que el nuevo Gobierno, tal como está fundado sobre esta plataforma, limita nuestra capacidad de sostener un diálogo con el presidente de la Autoridad Palestina y limita el alcance de los temas en los que podríamos sostener discusiones en el futuro previsible", señaló Olmert, que, sin embargo, sí se comprometió a mantener contactos con el presidente palestino.

Como no podía ser de otra forma, también la Administración del presidente George W. Bush apuntó, pocas horas después de que el Parlamento palestino aprobará el nuevo Gobierno, que el Ejecutivo de coalición no satisface las demandas occidentales y acarreará complicaciones para desarrollar los planes de Estados Unidos de reanimar las negociaciones de paz con Israel. El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Sean McCormack, señaló que las noticias llegadas de Oriente Próximo son "inquietantes", y calificó el discurso introductorio de Haniya, de "decepcionante".

"La referencia al 'derecho de resistencia' es inquietante y contradice directamente el principio de renuncia a la violencia", dijo McCormack, refiriéndose a las peticiones del cuarteto integrado por Estados Unidos, Naciones Unidas, Unión Europea y Rusia. Según su versión, el discurso de Haniyah ante el Consejo Legislativo palestino "es decepcionante e incoherente con los principios de cuarteto, así como una oportunidad perdida" para afirmar el compromiso del nuevo gobierno con la paz.

PRIMERA REUNIÓN

Mientras, en Gaza, tuvo lugar la primer reunión del nuevo Ejecutivo, presidida por Mahmoud Abbas e Ismail Haniyah y en el que los ministros de Cisjordania participaron por videoconferencia desde Ramallah. Según informaciones de 'Al Jazeera' recogidas por OTR/Press, durante dicho encuentro el nuevo Ejecutivo se reafirmó en su intención de poner fin a las luchas entre los partidarios de Al Fatah y Hamas, que en los últimos meses han costado la vida a más de 300 palestinos.

Nabil Abu Rdainah, uno de los asesores del presidente palestino, informó de que la primer decisión de Abu Mazen durante dicha reunión fue la creación del Consejo Nacional de Seguridad Palestina, que se encargará de coordinar y velar de todos los servicios de seguridad del Estado Palestino. En dicho encuentro también se nombró a Mohammad Dahlan, un poderoso líder de Al Fatah y que llevó a cabo un operativo de presión sobre Hamas en los 90, como asesor de seguridad nacional.

Dado que en los últimos meses activistas de Hamas acusaron a Dahlan de intentar asesinar a Haniya y de liderar, de manera extraoficial, las milicias de Al Fatah en la lucha por el poder que se ha prolongado durante casi un año, el nombramiento es visto con recelo desde el bando del primer ministro. "Estamos preparados para olvidar el pasado, pero estaremos observando el futuro y todo el mundo debe pasar el test", afirmó Fawzi Barhoum, un portavoz de Hamas, en referencia al asesor de seguridad nacional.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies