El Ejército de Afganistán bombardea nuevamente posiciones de Estado Islámico en la provincia de Kunar

Un avión de combate A-29 de la Fuerza Aérea afgana
JOSH SMITH / REUTERS
Publicado 12/01/2018 5:03:42CET

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Afganistán ha continuado este jueves sus bombardeos contra posiciones de Estado Islámico en la provincia de Kunar (este), iniciados después del ataque ejecutado el domingo por el grupo yihadista en la zona.

El 201º Cuerpo Silab del Ejército ha señalado que los ataques aéreos han sido llevados a cabo en las alrededores de la localidad de Suki, agregando que al menos tres yihadistas han muerto, tal y como ha recogido la agencia afgana de noticias Jaama Press.

Los yihadistas atacaron el domingo un puesto policial en Sauakai, matando a tres personas --miembros de la Policía Local y de milicias civiles creadas para mantener la seguridad en la zona--.

Las autoridades afganas lanzaron operaciones en la zona en respuesta y han anunciado la muerte de decenas de yihadistas en las mismas.

Estado Islámico, que cuenta con presencia en el este del país --principalmente en la provincia de Nangarhar-- no se ha pronunciado por el momento sobre estas informaciones.

El Ejército afgano y las fuerzas estadounidenses han aumentado en los últimos meses sus operaciones contra Estado Islámico para intentar evitar su expansión en la zona.

Las autoridades del país han informado de la muerte de decenas de presuntos yihadistas en numerosos bombardeos llevados a cabo por Estados Unidos durante las últimas semanas.

BOMBARDEOS CONTRA LOS TALIBÁN

Por otra parte, el gobierno de la provincia de Nangarhar ha afirmado que al menos 23 presuntos talibán murieron en los bombardeos llevados a cabo en la noche del miércoles en la provincia.

En su comunicado, ha indicado que los bombardeos fueron ejecutados en los alrededores de la localidad de Jogyani, agregando que entre los muertos figuran tres comandantes talibán.

Asimismo, ha señalado que otros catorce supuestos insurgentes fueron arrestados y que en las operaciones fueron destruidas motocicletas y minas antipersona. El gobierno de Nangarhar no ha informado sobre bajas entre las fuerzas de seguridad.