El Ejército de EEUU descarta el error humano tras el envío de ántrax

Actualizado 28/05/2015 19:16:46 CET

WASHINGTON, 28 May. (Reuters/EP) -

Trabajadores del laboratorio militar de Dugway, en el estado de Utah, parecen haber seguido el procedimiento establecido para inactivar la muestra de ántrax antes de que fuese enviada viva a laboratorios de nueve estados de EEUU y a otro de Corea del Sur, según ha informado este miércoles el jefe del Ejército de Estados Unidos, el general Raymond Odierno.

Odierno ha explicado que los investigadores están revisando el caso para determinar por qué la bacteria estaba viva. "Lo mejor que puedo contarles es que no ha habido ningún error humano", ha asegurado a los periodistas, aunque ha advertido de que esta información está fundada tan solo en informes preliminares.

A través de un comunicado, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han confirmado que la muestra ha sido destruida y añaden que, aunque las personas que han estado en contacto con la muestra no presentan signos propios de la exposición al virus, se han llevado a cabo "cuidados médicos cautelares".

A este respecto cuatro ciudadanos estadounidenses han tomado medidas preventivas por la profilaxis posterior a la exposición, que incluyen la vacuna contra el ántrax y antibióticos. Otros 22 miembros del personal de la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Corea del Sur también han recibido tratamiento después de haber estado expuestos a una posible muestra viva.

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades en Estados Unidos (CDC) han informado de que ha comenzado una investigación para esclarecer el incidente. En este sentido Odierno ha señalado que "los CDC están revisando si tenemos que cambiar los procedimientos".

"Sin embargo podemos definitivamente creer que nadie está en peligro. Creemos que hemos seguido los procedimientos adecuados", ha afirmado. Numerosos trabajadores de los CDC podrían haber estado expuestos a la muestra viva de ántrax, aunque ninguno ha resultado enfermo.

Este incidente y otro similar que ocurrió la pasada primavera, en el que científicos de los CDC enviaron lo que ellos creían que era una muestra benigna de la gripe aviar que resultó ser una cepa altamente virulenta, han obligado a los parlamentarios estadounidenses a advertir de los "peligrosos patrones" de los fallos en la seguridad de los laboratorios gubernamentales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies