El Ejército de Irak vulnera sistemáticamente los DDHH de miles de personas, según AI

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

El Ejército de Irak vulnera sistemáticamente los DDHH de miles de personas, según AI

Miembros de la minoría yazidí liberados tras su secuestro por Estado Islámico
STRINGER IRAQ / REUTERS
Publicado 18/10/2016 8:34:35CET

La organización insta a Bagdad a tomar medidas para garantizar que los civiles no son atacados en el marco del asalto a Mosul

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los iraquíes que han logrado escapar de las áreas controladas por el grupo terrorista Estado Islámico en Irak se enfrentan a todo tipo de violaciones de los Derechos Humanos, según ha denunciado la organización Amnistía Internacional (AI), que ha alertado de que el Ejército ha torturado, ejecutado y detenido de forma ilegal a miles de civiles en represalia por los ataques llevados a cabo por los milicianos.

En el informe 'Castigados por los crímenes de Estado Islámico: Abusos cometidos por las milicias y las fuerzas gubernamentales contra los desplazados iraquíes', Amnistía Internacional ha documentado los ataques sistemáticos sufridos por la población civil en el país y ha advertido del gran riesgo que supone la operación militar planeada por las fuerzas gubernamentales y sus aliados para recuperar de la ciudad de Mosul.

"Después de escapar de los horrores, de la guerra y de la tiranía de los milicianos, los suníes en Irak están enfrentándose a una brutal venganza por parte de las milicias y las fuerzas afines al Gobierno sirio. Están siendo castigados por los crímenes que ha cometido Estado Islámico", ha indicado el investigador y director del programa de Amnistía Internacional para Oriente Próximo y el norte de África, Philip Luther.

"Irak está enfrentándose a serias amenazas por parte del grupo terrorista, pero no hay nada que justifique las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones, la tortura y la detención arbitraria", ha añadido.

Varias organizaciones de defensa de los Derechos Humanos han denunciado los crímenes de guerra cometidos por Estado Islámico en las zonas de Irak que se encuentran bajo su control, donde los terroristas han atacado deliberadamente a civiles y los han sometido a todo tipo de violencia. Según Amnistía Internacional, el principal objetivo del grupo son las minorías étnicas y religiosas, como los cristianos, yazidíes, chiíes y turcomanos.

Los crímenes perpetrados por Estado Islámico han aumentado las tensiones sectarias en Irak, que ha registrado recientemente el mayor aumento de la violencia de la última década. Según la organización, los grupos armados suníes, incluidos los milicianos del grupo terrorista, han fijado como principales objetivos a los civiles chiíes, mientras que las fuerzas gubernamentales han llevado a cabo ataques contra civiles suníes, frecuentemente acusados de pertenecer o haber pertenecido a Estado Islámico.

ASALTO A MOSUL

"Mientras las partes enfrentadas se preparan para la batalla para recuperar Mosul, es de vital importancia que las autoridades iraquíes tomen medidas para garantizar que este los abusos y violaciones contra la población civil no se repiten", ha aseverado Luther.

"Aquellos países que apoyen a Bagdad en la ofensiva contra Estado Islámico en Irak deben manifestarse y asegurar que no seguirán mirando para otro lado mientras se producen continuas violaciones de los Derechos Humanos", ha instado.

La mayoría de la población afectada por los ataques había huido de zonas controladas por los milicianos durante las operaciones militares que han tenido lugar este año en todo el país, especialmente en la ciudad de Faluya y sus inmediaciones.

Las milicias chiíes son las principales fuerzas involucradas en los abusos, especialmente las Unidades de Movilización Popular, que desde febrero forman parte del Ejército iraquí, según ha denunciado Amnistía Internacional.

TORTURA Y DESPLAZAMIENTOS

Al menos doce hombres y cuatro menores de la tribu de Jumaila fueron ejecutados en mayo de forma extrajudicial tras huir de la localidad de Al Sijir, en el norte de Faluya, según ha señalado la organización, que ha indicado que los hombres fueron separados de las mujeres y los niños antes de ser disparados. Al menos otras 73 personas pertenecientes a la misma tribu fueron secuestrados unos días antes.

"Había sangre en las paredes. Me golpearon con todo lo que encontraron a su alcance. Caminaron encima de nosotros, nos pisotearon y nos insultaron. Dijeron que aquello era una represalia por la masacre de Speicher. Vi a dos personas morir ante mis ojos", ha explicado a Amnistía Internacional un superviviente.

Según la organización, que ha denunciado de que no se trata de ataques aislados, ha denunciado que al menos 1.300 personas fueron secuestradas en junio, de las cuales unas 600 fueron transferidas bajo custodia policial varios días después a la localidad de Anbar.

Al menos 3,4 millones de iraquíes se han visto obligados a desplazarse como consecuencia del conflicto, según varias organizaciones, que han denunciado las restricciones impuestas exclusivamente contra los suníes por parte de as fuerzas de seguridad iraquíes en diferentes zonas del país.

Las restricciones se han endurecido durante este último año a medida que las fuerzas kurdas e iraquíes han recuperado áreas que se encontraban bajo el control de los milicianos. Según datos de la organización, muchas familias han tenido que desplazarse en varias ocasiones debido a las amenazas y al continuo riesgo a verse atacadas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies