Ejército promete la "amnistía" a los que entreguen las armas

Actualizado 16/03/2011 13:12:59 CET

BENGHAZI (LIBIA), 16 Mar. (Reuters/EP) -

El Ejército gubernamental libio ha prometido que se concederá la "amnistía" a los habitantes de Benghazi (en el este) que entreguen las armas a las fuerzas de Muamar Gadafi, que se encuentran cada vez más cerca de la segunda ciudad del país y capital 'de facto' de los rebeldes.

En un comunicado difundido por la televisión estatal, el Ejército aseguró que la ofensiva es una "operación humanitaria" para salvar al pueblo de la "querida Benghazi" y que las tropas no se vengarán de sus habitantes si se rinden.

"Aconsejad a vuestros engañados hijos para que entreguen sus armas a las fuerzas armadas de la Dirección del Pueblo, y en tal caso se beneficiarán de la amnistía que ha pedido el comandante (Gadafi) para todas las personas que entreguen sus armas y renuncien a la resistencia y a la subversión", prosiguió.

Por su parte, Saif al Islam Gadafi, hijo de Muamar Gadafi, aseguró este miércoles al canal de televisión Euronews que la posible imposición internacional de una zona de exclusión aérea llegará "demasiado tarde" porque las tropas gubernamentales se encuentran "cerca de Benghazi" y "en 48 horas todo habrá acabado".

La ciudad de Ajdabiya, a 150 kilómetros al sur de Benghazi, en el Golfo de Sirte, ya se encuentra en manos del Gobierno después de que la mayoría de los rebeldes se retiraran ayer martes en medio de un intenso ataque de la artillería del régimen. Los que no han huido han entregado las armas, según fuentes de los rebeldes.

En Benghazi, donde tiene su sede el opositor Consejo Nacional Libio, reina una mezcla de desconfianza y nerviosismo. Muchos civiles temen que se produzca un baño de sangre, mientras que otros aún confían en frenar la ofensiva militar de las tropas de Gadafi.

Las fuerzas del régimen han ido recuperando las ciudades de la franja costera a lo largo de los últimos once días, después de los éxitos iniciales de los rebeldes que se levantaron contra Gadafi --el hombre que gobierna en Libia desde hace 41 años-- a mediados de febrero. En estas dos semanas, las principales terminales petroleras han ido cayendo, una a una, en manos del Gobierno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies