El Ejército recupera Al Qusair y mata a "un gran número de terroristas", incluido un líder del Frente al Nusra

Actualizado 20/05/2013 3:27:07 CET

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El Ejército sirio ha recuperado el control de la ciudad de Al Qusair, ubicada en la frontera con Líbano, acabando con "un gran número de terroristas, la mayoría no sirios", entre ellos uno de los líderes del Frente al Nusra, según ha informado la agencia de noticias oficial, SANA.

"Unidades del Ejército han restaurado la seguridad y la estabilidad en casi todo Al Qusair", ha dicho una fuente militar a SANA, añadiendo que "un gran número de terroristas" ha muerto, mientras que otros han sido detenidos y otros han entregado sus armas.

Entre los terroristas fallecidos se encontraría Nawaf Alwani, uno de los líderes del Frente Al Nusra, grupo vinculado a Al Qaeda que surgió al calor de la revuelta popular contra el Gobierno de Bashar al Assad, en marzo de 2011.

SANA también ha identificado entre los terroristas fallecidos a Alá Amer, Jamal Jankan, Mohammad Jamal al Mashhadani, Mohammad Bakr, Mohammad al Abdulá, Ahmad Sahms Eddin, Abdul Aziz al Itr, Jedr Sabra, Basel Mohammad Turkmani, Maher Sukkar y Jaled Rahal.

Además, "las Fuerzas Armadas han destruido un gran número de túneles usados por los terroristas para llevar a cabo atentados y para esconder su armamento". También se han incautado de "gran cantidad de armas y munición" y "han desmantelado artefactos explosivos".

La cadena Al Arabiya ha informado de que las fuerzas 'assadistas', apoyadas por combatientes de Hezbolá han lanzado este domingo una gran ofensiva contra Al Qusair, en la que han muerto al menos 70 personas, entre ellos 48 rebeldes y 20 miembros del partido-milicia chií libanés.

Entre los miembros de Hezbolá fallecidos se encontraría uno de sus principales comandantes de campo: Fadi Mohammed al Jazzar, nacido en Beirut, condenado a cadena perpetua en 1991 por participar en un ataque en la frontera entre Líbano e Israel, y liberado a principios de 2004 como parte de un intercambio de presos.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha añadido que hay cuatro civiles --tres mujeres y un hombre-- que han muerto en el bombardeo ejecutado durante las últimas horas por las fuerzas sirias y las milicias libanesas apostadas a las afueras de la ciudad.

"El número de víctimas va a aumentar porque hay cientos de heridos y la mayoría se encuentra en estado crítico", ha advertido la ONG, radicada en Londres, pero con una amplia red de fuentes sobre el terreno.

ASEDIO A AL QUSAIR

Según activistas sirios, desde hace seis semanas las fuerzas 'assadistas' y Hezbolá asedian la ciudad de Al Qusair y, de acuerdo con el Ejército Libre Sirio (ELS), han llegado a disparar proyectiles cargados de gas mostaza.

Hezbolá ha negado insistentemente su presencia en Siria desde el inicio de la guerra civil. No obstante, su líder, Hasán Nasralá, habló hace semanas de su obligación de proteger a la comunidad libanesa y los templos musulmanes en el país vecino.

Al Qusair, con más de 20.000 habitantes, se encuentra en una posición estratégica, segregada entre localidades suníes y chiíes, estas últimas afines al presidente sirio, Bashar al Assad, cuya confesión alauí es una escisión chií.

Para las fuerzas gubernamentales resulta crucial mantener abierto un paso entre el valle del Bekaa y la costa del Mediterráneo, en el caso de que caiga Damasco, que en las últimas semanas ha sido objeto del asedio rebelde.