El Ejército de Siria bombardea por segundo día consecutivo localidades controladas por los rebeldes en el sur

Publicado 13/03/2018 17:05:06CET

AMÁN, 13 Mar. (Reuters/EP) -

El Ejército de Siria ha bombardeado este martes por segundo día consecutivo varias localidades situadas en Derá (sur) controladas por los rebeldes, según han denunciado fuentes rebeldes.

Los bombardeos de este martes han sido llevados a cabo contra las localidades de Busr al Harir, Hrak y Laja, que ya fueron atacadas durante la jornada del lunes, en los que fueron los primeros ataques de este tipo en la provincia desde que Estados Unidos y Rusia pactaran el año pasado crear una 'zona segura' en el área.

La zona sur del país es una de las tres en las que los rebeldes aún controlan territorio junto a la provincia de Idlib y la región de Ghuta Oriental, ubicada en los alrededores de la capital, Damasco.

Las fuerzas gubernamentales lanzaron hace varias semanas una ofensiva contra Ghuta Oriental, que han logrado dividir en tres durante el fin de semana.

Abú Nabut, un comandante del grupo rebelde Liua Tauhid al Jnud --parte del Ejército Libre Sirio (ELS)--, detalló el lunes que los bombardeos parecen ser una advertencia ante sus preparativos para lanzar una ofensiva para aliviar la presión sobre Ghuta Oriental.

"Estábamos preparando una operación y no habíamos anunciado su inicio. El régimen nos ha advertido", dijo Abú Nabut, en declaraciones a Reuters.

Rusia, que respalda a Damasco, y Estados Unidos, que apoya a las fuerzas rebeldes que buscan derrocar al presidente, Bashar al Assad, se reunieron en secreto en junio de 2017 en Jordania y anunciaron un alto el fuego en el sur del país un mes después.

La tregua ha permitido una reducción de los combates en la zona y estaba destinada a una reducción duradera de las tensiones de cara a un fin total de las hostilidades.

En la tarde del lunes, Estados Unidos pidió una reunión urgente en Jordania tras las informaciones sobre los ataques del Ejército en Derá, y fuentes del Departamento de Estado recalcaron que "si es cierto, sería una clara violación del alto el fuego".

"Instamos a todas las partes (presentes) en la zona de distensión suroeste a no adoptar medidas que amenacen el alto el fuego y dificulten una futura cooperación", remacharon.