ElBaradei dice que el FNS podría no participar en las elecciones si no hay garantías de su integridad

Actualizado 23/04/2013 5:43:34 CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El político de oposición egipcio y premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei ha asegurado este lunes que la alianza opositora Frente Nacional de Salvación (FNS) podría no participar en las próximas elecciones parlamentarias si no hay garantías claras de su integridad

"No participaremos en unas elecciones sin una respuesta a nuestras peticiones de que se nombre a un fiscal general independiente y de que se forme un Gobierno de coalición", ha dicho. El fundador del partido Dostour ha indicado que en caso de que estas garantías no existan, los comicios serán "un circo democrático falso".

Asimismo, ha rechazado la remodelación del gabinete ministerial anunciada este mismo lunes por el primer ministro, Hisham Kandil, y ha recalcado que la misma solo sería aceptable si se sustituye al propio Kandil y a los ministros de Justicia, Interior, Juventud y Reparto de Alimentos.

"Comenzaremos un diálogo nacional para enmendar la Constitución distorsionada y lograr justicia interina", ha agregado ElBaradei, según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.

"Ninguna fuerza civil que crea en la democracia debería permitir esta masacre del aparato judicial permitiendo que el Consejo de la Shura apruebe su ley sobre autoridad judicial", ha valorado.

Por su parte, el líder de Corriente Popular, Hamdin Sabbahi, ha resaltado que la posición de su partido respecto a la celebración de elecciones "no ha cambiado".

"Boicotearemos los comicios a menos que se presenten las condiciones necesarias para la integridad (electoral), incluyendo un Gobierno imparcial, un fiscal general público y la garantía de que los procedimientos serán los adecuados", ha dicho.

Las críticas por parte de las fuerzas revolucionarias contra Hermanos Musulmanes --que no se unió en un principio a las manifestaciones-- han ido en incremento debido a lo que la oposición considera como una aquiescencia por parte de la formación islamista con los elementos del antiguo Gobierno.

Tras la llegada al poder del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas tras la salida del poder de Mubarak, Hermanos Musulmanes hizo un llamamiento al fin de las protestas y se posicionó cerca de las autoridades interinas --personificadas en el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas--, lo que fue considerado una "traición" a la revolución y sus objetivos.

Las tensiones han aumentado a raíz la victoria en las posteriores elecciones presidenciales de Mursi y de sus medidas, que las fuerzas revolucionarias consideran destinadas a beneficiar al grupo y a impedir un progreso real en las demandas mantenidas durante las protestas en el país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies