Las elecciones turcomanas de este domingo pueden convertirse en un paso en el plan de sucesión

Publicado 24/03/2018 4:35:43CET

ALMATY, 24 Mar. (Reuters/EP) -

Turkmenistán votará este domingo en las elecciones parlamentarias, lo que podría darle al presidente, Kubanguly Berdymukhamedov, un papel más prominente en la política y consolidar su condición de sucesor designado en la nación centroasiática rica en gas.

Los tres partidos de las elecciones apoyan a Berdymukhamedov, de 60 años, que ha gobernado la antigua república soviética desde 2007, y el Parlamento de 125 escaños cumple principalmente las leyes propuestas por el presidente, que también es el jefe del gabinete.

Sin embargo, las elecciones de este domingo pueden provocar una reorganización entre los principales diputados y, en última instancia, dar a Serdar Berdymukhamedov, el único hijo del presidente, un papel más importante, posiblemente de portavoz o portavoz adjunto.

Serdar Berdymukhamedov, de 36 años, se convirtió en diputado del Parlamento en unas elecciones parciales en 2016 después de ocupar varios cargos gubernamentales de nivel medio.

Desde entonces, se convirtió en presidente de un comité y realizó varias visitas al extranjero, incluida una a la vecina Kazajistán este mes, que subrayó su especial condición.

Según la Constitución turcomana, el portavoz se convierte en presidente interino si el jefe de estado no puede llevar a cabo su trabajo.

Serdar Berdymukhamedov se formó como ingeniero agrícola y luego estudió diplomacia en Rusia y Suiza, habilidades que utilizó durante su trabajo en el Ministerio de Asuntos Exteriores.

La economía de Turkmenistán depende en gran medida de las exportaciones de gas natural y se vio sometida a tensiones después de que Rusia, alguna vez su mayor comprador, dejara de adquirir gas turcomeno en 2016.

Su principal comprador ahora es China y el Gobierno de Ashgabat está construyendo un nuevo oleoducto a través de Afganistán hacia Pakistán y China en un intento de abrir nuevos mercados de exportación.

Para los turcomanos ordinarios, los menores ingresos de exportación se han manifestado en la escasez de divisas y las restricciones de cambio. El mercado negro floreció como resultado, donde la moneda turcomana comercia a menos de un tercio de su valor oficial.