El ELS desvela la posible imposición de una zona de exclusión aérea

Actualizado 14/11/2012 9:54:13 CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ejército Libre Sirio (ELS) ha desvelado este martes que ha mantenido conversaciones con representantes de varios países occidentales, entre ellos Estados Unidos, y se ha mostrado esperanzado respecto a la posible imposición de una zona de exclusión aérea en las fronteras del país.

El portavoz del comando conjunto del ELS en Siria, Fahad al Masrai, ha asegurado que "están en marcha las reuniones entre los líderes militares de la revolución siria y representantes de Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Turquía y Arabia Saudí", aunque no ha revelado dónde se están celebrando "por motivos de seguridad".

"Los siguientes días y semanas estarán llenos de sorpresas que llevarán hacia el derrocamiento del régimen y la imposición de una zona de exclusión aérea en las zonas fronterizas", ha dicho Al Masrai, en declaraciones concedidas al diario británico 'The Guardian'. Sobre esta zona de exclusión aérea, se ha mostrado confiado en que "tendrá una profundidad de entre diez y 20 kilómetros".

Reino Unido anunció la semana pasada que mantendría reuniones con los representantes militares de los rebeldes para estudiar medidas de apoyo, sin excluir de forma taxativa la posibilidad de entregarles apoyo armamentístico.

Hasta la fecha, solo Arabia Saudí y Qatar han abogado por esta posibilidad, mientras que el resto de la comunidad ha apostado por centrar el apoyo en la ayuda humanitaria. Pese a ello, ha habido cruces de acusaciones respecto a la entrega de ayuda militar 'bajo cuerda', tanto a los rebeldes como al Gobierno sirio.

Respecto a estos contactos con Londres, Al Masrai ha apuntado que "han estado en marcha durante los últimos meses y se han restablecido a alto nivel en los últimos dos días", contradiciendo las alegaciones del Gobierno británico de no haber mantenido contactos de este tipo hasta la fecha.

En este sentido, Al Masrai ha abundado en los detalles sobre estas reuniones y ha resaltado que "muchos altos cargos del ELS han visitado países occidentales, entre ellos Reino Unido". "Hay un vínculo entre estos encuentros y la formación de una nueva coalición opositora. La oposición ha de estar unida y tener un ELS unido. La coalición es un buen paso hacia adelante, pero esperamos que integre a más fuerzas opositoras", ha dicho.

La aparente vinculación entre la formación del nuevo grupo opositor --la Coalición Nacional de las Fuerzas de Oposición y de la Revolución Siria (CNFORS)-- y varios gobiernos extranjeros ha provocado suspicacias en torno a la formación, tanto a nivel externo como a nivel interno.

El lunes, el grupo Construyendo el Estado Sirio, una de las principales formaciones opositoras en el interior del país árabe, rechazó a la nueva alianza opositora y apuntó que la misma recibe órdenes de la comunidad internacional. Además, puso en duda que represente al 90 por ciento de los opositores a Damasco, tal y como han afirmado varios de sus dirigentes.

"Consideramos que todos los que defiendan la unidad de la oposición han de ser neutrales. Ahora mismo, los actores internacionales están dividiendo a la oposición apoyando a ciertos grupos sobre otros", argumentó la portavoz de la formación, Rim Turkmani.

Las suspicacias giran en torno a la oleada de críticas que recibió el Consejo Nacional Sirio (CNS), hasta el momento principal formación opositora en el exterior del país, por parte de varios países occidentales pocos días antes del lanzamiento del nuevo proyecto.

Además, la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, declaró días antes de la creación de la CNFORS que Washington había "recomendado nombres y organizaciones que deben estar incluidas en la estructura de liderazgo" de la nueva formación, lo que fue percibido como una injerencia en el conflicto por algunas agrupaciones sirias.

La creación de la CNFORS fue acordada durante la reunión que mantuvo la oposición siria en la capital de Qatar, Doha, si bien no todas las formaciones enviaron a representantes. En la misma se debatió la propuesta presentada por el opositor Riad Seif para conformar un nuevo grupo opositor unificado.

A pesar de que Seif no ha sido nombrado al frente de la nueva organización --el elegido ha sido Ahmed Moad al Katif--, sí figura en el equipo de liderazgo de la CNFORS, junto a Al Katif y a la activista Suhair Atassi.

SUGIERE UNA POSIBLE TRAICIÓN A AL ASSAD

Por otra parte, Al Masrai ha resaltado que "la próxima semana se lanzará una gran campaña militar en Damasco" y ha mostrado su esperanza de que "en los próximos días se produzcan grandes cambios a nivel político y militar" en Siria.

Igualmente, ha recalcado que el presidente sirio, Bashar al Assad, "no saldrá de Siria con vida". "Será asesinado, pero no por un rebelde. Es más probable que le asesine alguien de su círculo cercano. Están empezando a darse cuenta del riesgo que corren por estar involucrados en estos crímenes y se desharán de él", ha argumentado Al Masrai.

En este sentido, ha relatado que el ELS "tiene muchos contactos con altos cargos cercanos a Al Assad que están pidiendo garantías en caso de que se vuelvan contra el régimen". "El asunto está siendo considerado por el ELS", ha destacado, antes de decir que "se declararán nuevas deserciones de oficiales alauíes", la rama del Islam chií a la que pertenece Al Assad.

Esta advertencia a Al Assad se suma a la vertida el viernes por el presidente del consejo militar del ELS, Mustafá Sheij, quien dijo que el presidente sirio se enfrenta al mismo destino que el exlíder libio Muamar Gadafi tras afirmar que no abandonará el país y ha subrayado que el mandatario no ha aprendido nada de la historia.

En una entrevista concedida la semana pasada a la cadena de televisión rusa RT, Al Assad aseguró que no abandonará el país bajo ninguna circunstancia. "Yo no soy un títere, Occidente no me va a facturar para que me vaya a Occidente o a cualquier otro país. Soy sirio y viviré y moriré en Siria", dijo.

"No me puedo creer que Al Assad no haya aprendido la lección del destino que sufrió Gadafi. Gadafi cayó por su arrogancia y su rechazo a la revolución libia. No pudo verlo hasta que estuvo rodeado y le mataron", apuntó en respuesta Sheij.

Las autoridades libias niegan que el exlíder libio fuera ejecutado y aseguran que falleció a causa del fuego cruzado, algo que ha sido puesto en duda por la comunidad internacional y diversas organizaciones pro Derechos Humanos.

"Al Assad quiere mostrar al mundo que sigue desafiante y preparado, pero todos sabemos que esa es la enfermedad de la dictadura. Cree que puede durar para siempre y desafiar las reglas de la naturaleza", añadió Sheij. Sin embargo, se mostró contento por el compromiso de Al Assad de no abandonar el país, decisión que ha considerado como "un regalo de Dios", ya que "eso significa que será castigado por el pueblo sirio".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies