El embajador estadounidense en Japón se reúne con los familiares de los secuestrados por Pyongyang hace décadas

El embajador estadounidense en Japón hablando con Sakie Yokota
REUTERS / KIM KYUNG HOON
Publicado 10/04/2018 12:25:20CET

TOKIO, 10 Abr. (Reuters/EP) -

El embajador de Estados Unidos en Japón, William Hagerty, se ha reunido este martes con las familias de los japoneses que Corea del Norte secuestró hace décadas para entrenarles como espías.

El encuentro se ha producido una semana antes de la reunión entre el primer ministro japonés, Shinzo Abe, y el presidente estadounidense, Donald Trump, donde se espera que Abe saque el tema. El primer ministro japonés teme que el asunto de los raptados pierda importancia frente a las discusiones sobre el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte.

En 2002, Pyongyang admitió haber secuestrado en la década de los 70 y de los 80 a 13 japoneses para entrenarles como espías y que cinco de los 13 habían regresado a Japón. Abe ha manifestado que no descansará hasta que los 13 hayan vuelto a su país natal. El 'premier' japonés ha convertido el tema en una de las grandes luchas de su carrera política.

En lo que se podría interpretar como un guiño a Tokio, Hagerty y su esposa se han reunido con los familiares de las víctimas, como por ejemplo Sakie Yokota, cuya hija, Megumi, fue raptada en una playa cuando no era más que una adolescente, hace 40 años. Trump, que se reunió con los familiares cuando visitó Japón el pasado noviembre, ha comenzado a incluir la historia de Megumi en sus ataques contra Pyongyang.

"Incluso hoy en día, mientras hablamos, no sabemos dónde están, qué clase de vida tienen y ni siquiera hemos visto una sola fotografía de ellos", ha denunciado Yokota. "Lo único que pedimos es que ayuden a nuestros hijos, que fueron secuestrados... capturados cuando volvían a casa, obligados a subirse a barcos y transportados a un país que no conocían", ha pedido la madre.

"El hecho de que no haya habido ningún resultado es algo muy duro para nosotros, por todo lo que hemos sufrido al no poder ver a nuestros seres queridos durante tanto tiempo", ha explicado Shigeo Iizuka, cuya hermana, Yaeko Taguchi, fue secuestrada en 1978. "Pedimos que usted contribuya diciéndole al presidente Trump que exigimos que Corea del Norte libere a estas víctimas japonesas", han rogado los familiares al embajador.

Hagerty les ha asegurado que su sufrimiento no ha sido olvidado y se ha comprometido a trasladarle sus historias a Trump antes de la cumbre de la semana que viene.

"Nos entristece la miseria a la que estos familiares han tenido que hacer frente", ha reconocido el diplomático después del encuentro, que se ha celebrado en su residencia. "Sé que este tema está entre las prioridades tanto del presidente Trump como del primer ministro Abe", ha explicado Hagerty a la prensa.