Embajador palestino: El traslado de la Embajada de EEUU "pone en peligro la paz en el mundo"

Musa Amer en la presentación de la Flotilla de la Libertad.
EUROPA PRESS - Archivo
 Alerta de que "Trump piensa que puede imponer lo que él quiera" y recalca que "ha sobrepasado todos los límites"
Actualizado 14/05/2018 10:41:27 CET

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Palestina en España, Musa Amer Odeh, ha acusado al Gobierno de Estados Unidos de mantener unas políticas destructivas en la región y ha subrayado que la decisión de Washington de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí su Embajada "pone en peligro la estabilidad, la paz y la seguridad en el mundo".

"Las políticas de Estados Unidos han contribuido a destruir la región, no a construirla", ha dicho en una entrevista concedida a Europa Press, en la que ha manifestado que el actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, "pone en peligro los intereses de todo el mundo, incluso los de Estados Unidos".

"Trump piensa que como primera potencia mundial (Estados Unidos) puede imponer lo que él quiera. Parece que no conoce al pueblo palestino", ha manifestado, antes de recordar que el país norteamericano, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas "debería trabajar para mantener la paz y la seguridad a nivel mundial".

Odeh se ha mostrado especialmente crítico con el traslado de la Embajada estadounidense a Jerusalén --que tendrá lugar este mismo lunes--, una decisión que ha descrito como "la mayor provocación que se puede hacer a un pueblo que está bajo ocupación". Asimismo, ha lamentado que Washington "se impuso como un promotor del proceso de paz, pero lamentablemente nunca fue un socio neutral".

"Esta vez ha sobrepasado todos los límites", ha criticado, recordando que la decisión de trasladar la Embajada ha sido rechazada por gran parte de la comunidad internacional. La Asamblea General de Naciones Unidas aprobó en diciembre una resolución --con el apoyo de 128 de los 193 países de la ONU-- en la que insta a Estados Unidos a dar marcha atrás.

El reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital israelí ha dinamitado cualquier expectativa de paz. Este gesto de la Administración Trump ha acabado con el consenso internacional acerca de la necesidad de que el estatus de Jerusalén se decida en unas eventuales negociaciones de paz.

"La situación de Jerusalén era un tema a tratar al final del proceso de paz y un tema sobre el que tenían que llegar a acuerdos las partes implicadas, Palestina e Israel", ha incidido el embajador palestino, que ha resaltado que Palestina "ha respetado, aplicado e implementado todos sus compromisos (...), pero lamentablemente la parte israelí, no".

Así, ha recalcado la postura expresada por el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y ha argumentado que con el traslado de la Embajada "Estados Unidos se ha autoexcluido del proceso de paz". "Se ha convertido en parte de este conflicto, y no en un intermediario", ha explicado.

"Nosotros no decimos 'no' por decir 'no'. Somos gente práctica, gente realista, y queremos una solución basada en el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU", ha apuntado, antes de recordar que el propio Abbas ha propuesto ya la celebración de una conferencia internacional para intentar lograr una solución al conflicto. "Somos conscientes de que hay una realidad hoy día (...) y tenemos que tratar con ello y que llegar a gestiones para lograr una solución pacífica basada en el Derecho", ha puntualizado.

LAS PROTESTAS EN GAZA

La inauguración de la nueva Embajada estadounidense tendrá lugar un día antes de la conmemoración del 70º aniversario de la 'Nakba' o 'Catástrofe' --un día en el que los palestinos recuerdan el desplazamiento de más de 700.000 personas y la destrucción de más de 500 aldeas a raíz de la creación del Estado de Israel--.

De cara a este día, las manifestaciones se suceden en la Franja de Gaza desde el 30 de marzo para reclamar el derecho al retorno de los refugiados --y que hasta la fecha se han saldado con más de 40 muertos a causa de la represión israelí--, que Odeh ha calificado como uno de los aspectos fundamentales para lograr un acuerdo de paz definitivo con Israel.

"Conmemoramos el 70º aniversario de la 'Nakba', que representa 70 años de sufrimiento como no ha padecido ningún otro pueblo con anterioridad", ha señalado, al tiempo que ha recalcado que "la lucha del pueblo palestino al final tendrá sus frutos".

Así, ha recordado que "los habitantes, los descendientes de esta gente --los refugiados--, siguen conmemorando el 15 de mayo intentando visitar lo que queda de las ruinas de sus pueblos para recordar su derecho a sus casas, sus hogares y su tierra". "Como se puede ver en las manifestaciones (en Gaza), nuestro pueblo está llevando todavía la llave de sus casas", ha destacado.

"Después de 70 años de ocupación, queremos vivir en libertad, en dignidad, en paz en nuestra tierra. No hay ninguna ocupación que haya durado para siempre, siempre la justicia y el Derecho prevalecen y logran sus objetivos", ha argüido.

"La ocupación tiene que ser parte del pasado. Esta es nuestra demanda como palestinos y es responsabilidad de la comunidad internacional que la ocupación llegue a su fin", ha remachado.

EL RECORTE DE FONDOS A LA UNRWA

En otro orden de cosas, Odeh ha criticado también la decisión de Trump de congelar cerca de la mitad de los fondos que entrega Washington a la UNRWA y ha recalcado que "mientras haya refugiados, esa agencia tiene que estar".

"El día que no haya refugiados no tendrá sentido que exista, pero hoy en día es importante", ha reiterado, antes de recordar que los palestinos "son los únicos refugiados para los que se creó una agencia especial de la ONU, en 1949". "No habrá una solución sin solucionar la cuestión de los refugiados", ha indicado.

Por ello, ha señalado que Palestina "ha pedido a la comunidad internacional compensar y sustituir esta parte cerrada a sus ingresos (de la UNRWA) por otras fuentes y ha señalado que "sería un drama, un crimen" que los refugiados se quedaran sin servicios. "Esto puede resultar un peligro para los países donde están estos refugiados y para toda la región", ha advertido.

"La comunidad internacional tiene que tener mucho interés en que estos servicios no falten a estos refugiados", ha manifestado, al tiempo que ha dicho que "es fundamental seguir dando este servicio a los palestinos por la estabilidad y la seguridad de la región".

PIDE MÁS IMPLICACIÓN DE LA UE

Por último, Odeh ha pedido a la Unión Europea (UE) que adopte un papel más activo en el plano diplomático y que reconozca al Estado palestino. "¿A qué están esperando para reconocer el Estado de Palestina? Es muy importante para nosotros", ha señalado.

"Queremos que la UE, basándose en sus intereses, principios y valores, sea parte de este proceso de paz, que sea socio con Estados Unidos, y no esté sólo Estados Unidos como patrocinador de este proceso de paz", ha dicho. Así, ha pedido "que la UE asuma un papel importante no sólo como donante, sino como parte de esta solución".

"Los europeos sí han reconocido al Estado de Israel, y deberían reconocer el otro Estado, ya que abogan por una solución de dos estados", ha señalado, antes de insistir en que, en caso de que se alcance una solución fundamentada en el Derecho Internacional, "Oriente Próximo podría convertirse en un oasis de pacificación y convivencia".

Por ello, ha dicho que "la ocupación --en referencia a Israel-- está equivocada si piensa que con el apoyo de Estados Unidos o de otras fuerzas puede doblegar al pueblo palestino. Lograr la paz es fácil si hay voluntad para ello, si volvemos a la mesa de negociaciones y no a la fuerza", ha sostenido, antes de resaltar que "si hay una solución justa y una paz duradera se hará justicia al sufrimiento del pueblo palestino".