Los enfrentamientos mantienen atrapados a los civiles en Saná e impiden la llegada de ayuda, según la ONU

La ciudad de Saná, tras los enfrentamientos entre las distintas facciones
REUTERS / MOHAMED AL-SAYAGHI
Publicado 04/12/2017 21:01:34CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha denunciado que la intensificación de los combates y de los ataques aéreos en Saná, la capital de Yemen, mantienen atrapada a la población civil e impiden que la ayuda humanitaria llegue a la ciudad.

Según ha asegurado la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), el despliegue de tanques también ha provocado el bloqueo de muchas calles y que los civiles se encuentren atrapados en las áreas más inseguras de Saná. También ha indicado que los combates que se están produciendo entre las fuerzas del Congreso General del Pueblo y los huthis han afectado más intensamente a la zona de la ciudad en la que operan las organizaciones humanitarias y la propia ONU.

A esto se le añade la situación de escasez de comida, combustible, medicinas y agua, así como del aumento en los precios de bienes de primera necesidad, a la que Naciones Unidas no puede hacer frente debido al bloqueo que padece la ciudad y que impide la puesta en marcha de medidas humanitarias.

Ante esta situación, el coordinador humanitario de la ONU en Yemen, Jamie McGoldrick, ha pedido una pausa humanitaria para este martes en los enfrentamientos.

También la ONG Save The Children ha pedido un cese inmediato de la actividad armada y ha recordado los riesgos a los que se enfrentan los niños que viven en Saná, tales como la malnutrición o la falta de servicios médicos ante las lesiones provocadas por los enfrentamientos.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas ha pedido este 3 de diciembre que las partes en conflicto cumplan con sus obligaciones de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario, que establece que los civiles han de estar protegidos y que los heridos deben tener un acceso seguro a los servicios médicos.

Según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), al menos 125 personas han muerto y otras 238 han resultado heridas en los últimos seis días, de acuerdo con los datos ofrecidos por los tres principales hospitales de Saná.