El enviado de la ONU para Yemen espera que el primer diálogo en tres años sirva para acercar posturas

Martin Griffiths
REUTERS / DENIS BALIBOUSE
Publicado 05/09/2018 20:04:17CET

GINEBRA/RIAD, 5 Sep. (Reuters/EP) -

El enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, espera que las primera ronda de conversaciones de paz en casi tres años sirva para que los dos bandos en conflicto comiencen a construir un mínimo de confianza, si bien el arranque de la cita no ha estado exento de contratiempos.

"La gente de Yemen (...) necesita desesperadamente una señal de esperanza. Nos gustaría pensar que el trabajo que haremos en estos próximos días servirá para enviarles una débil señal de esperanza", ha dicho Griffiths ante los medios, en una comparecencia en la que ha reconocido que las dos partes reclaman una liberación de prisioneros.

El líder huthi, Abdulmalik al Huthi, se habría mostrado "bastante impaciente por un rápido progreso" de las negociaciones, según Griffiths, que ha restado importancia a los problemas denunciados por la delegación rebelde. La cadena Al Masirah, afín a los hutis, ha asegurado que la coalición que lidera Arabia Saudí impidió al bando insurgente volar a Ginebra.

En cuanto al modelo de diálogo, el enviado de la ONU ha explicado que se trata de un formato flexible y que las dos delegaciones no tienen por qué estar sentadas en la misma sala. En este sentido, ha declarado que en un primer momento se analizarán opciones para una hipotética negociación formal de paz.

"Necesitamos descubrir (...) qué están dispuestas hacer las partes y a qué quieren dar prioridad, tanto en términos sustanciales, de los que se hablaría en una ronda posterior, como en medidas para la construcción de esa confianza", ha añadido Griffiths.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprovechado la cita de Ginebra para publicar un comunicado en el que ha emplazado a todas las partes a rebajar un conflicto que se ha cobrado más de 10.000 vidas desde marzo de 2015. Para el enviado internacional, la unidad del Consejo en este tema es "un gran activo" a tener en cuenta.

Griffiths ha admitido que no espera que a corto plazo se vaya a firmar un alto el fuego, pero al menos sí confía en que no haya "sucesos militares provocativos" que hagan saltar por los aires cualquier mínima posibilidad de acercamiento entre los rebeldes y el Gobierno encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi.

GUERRA SIN TREGUA

El empeoramiento de la situación humanitaria ha dejado a 8,4 millones de yemeníes al borde de la hambruna y ha desatado una epidemia de cólera sin precedentes a nivel internacional. Los servicios sociales apenas funcionan y todo el país está al borde del colapso.

La directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia, Henrietta Fore, ha recordado también que solo durante las dos primeras semanas de agosto 55 niños perdieron al vida víctimas del conflicto, a los que se sumarían otros 22 fallecidos en el mes de julio.

"Si no actuamos ahora, el impacto de esta guerra nos perseguirá a todos durante generaciones. Incluso si el conflicto terminara hoy, el país tardaría años en reconstruirse", ha advertido Fore, en un comunicado en el que ha instado a priorizar el bienestar de la infancia en las conversaciones de Ginebra. "Los niños de Yemen necesitan sanar. Necesitan justicia. Necesitan una paz que se mantenga a largo plazo", ha apostillado.

Contador