Envían por error muestras vivas de ántrax a laboratorios de 9 estados de EEUU y Corea

Brote del virus de Ebola en Uganda y Guinea
Foto: STRINGER . / REUTERS
Actualizado 28/05/2015 9:26:16 CET

WASHINGTON, 28 May. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 22 miembros del personal de la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos en Corea del Sur han recibido tratamiento médico después de haber estado expuestos a una posible muestra viva de ántrax enviada desde el país norteamericano, según ha informado el Ejército estadounidense.

A través de un comunicado, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos han confirmado que la muestra ha sido destruida y añaden que, aunque las personas que han estado en contacto con la muestra no presentan signos propios de la exposición al virus, se han llevado a cabo "cuidados médicos cautelares".

Militares estadounidenses han enviado por error muestras vivas de ántrax a laboratorios privados de nueve estado de Estados Unidos y a una base militar en Corea del Sur, según unas informaciones difundidas en un primer momento por la cadena CNN y confirmadas por el Departamento de Defensa.

Al parecer, los envíos salieron del laboratorio militar de Dugway, en el estado de Utah, que habría incumplido así el protocolo de seguridad que obliga a enviar muestras muertas para evitar contagios.

El portavoz del Pentágono, el coronel Steve Warren, ha reconocido que, además de a los laboratorios en Estados Unidos, la muestra llegó a una base aérea del Ejército norteamericano en el Océano Pacífico. "La muestra fue destruida de acuerdo con los protocolos establecidos", ha dicho.

Además de los miembros del personal de la base militar de Corea del Sur, cuatro trabajadores de los nueves estados que recibieron estos envíos se encuentran recibiendo un tratamiento preventivo, tal y como ha informado a la CNN un funcionario de Defensa, que ha matizado que el riesgo es "mínimo".

Asimismo, ha indicado que toda instalación militar y del gobierno, así como laboratorios comerciales que hayan podido recibir muestras, "están revisando su inventario de ántrax".

Los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) ya están investigando lo ocurrido --de manera conjunta con el Departamento de Defensa-- y han indicado que no sospechan que exista ningún riesgo para el público en general en este momento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies