Erdogan se autoproclama "guardián de la paz" ante los ataques del PKK desde el sureste kurdo de Turquía

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan
BRENDAN MCDERMID/REUTERS
Publicado 01/04/2017 20:19:15CET

ESTAMBUL, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se ha descrito como "el guardián de la paz" durante un mitin en Diyarbakir, ciudad del sureste turco de mayoría kurda y sobre los ataques del Partido de los Trabajadores de Kurdistan (PKK) ha comentado que la paz no se puede conseguir con armas.

"Los seguidores del PKK piden 'paz' todo el tiempo. ¿Se puede establecer la paz con armas? Nosotros somos los guardianes de la paz y la democracia. Nosotros os queremos abiertamente, no de manera oculta", ha dicho Erdogan, según recoge el diario turco 'Hurriyet'.

"La organización terrorista PKK está poniendo bombas a lo que hemos construido. Son traidores, cobardes y no aman a mis hermanos kurdos", ha añadido el presidente. Además, ha destacado que "Diyarbakir es el corazón de Turquía" y "nunca permitiremos que sea atacada".

Durante su discurso, Erdogan ha afirmado que se habían realizado malas practicas en Diyarbakir durante los golpes de Estado y que "Turquía ha pasado días muy duros durante los últimos tres años. En cada época de la historia, hemos resistido los ataques a nuestra existencia todos juntos".

El presidente quiso recordar los esfuerzos de restauración que se están haciendo en el sur de Diyarbakir, severamente dañado durante los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y el PKK y ha señalado a este grupo como culpable de que los turistas no visiten el sureste kurdo. "Si hay terror, solo vienen agentes del terror y no turistas", ha aclarado.

"Estamos listos para hablar y caminar por el mismo camino que cualquiera que tenga algo que decir o que tenga algo de interés. Solo tenemos una condición: nadie debería estar armado e intentar dividir el país y a la gente", ha subrayado el presidente Erdogan.

Más de 5.000 integrantes del PKK y más de 600 miembros de las fuerzas de seguridad han muerto en enfrentamientos o como consecuencia de ataques desde el comienzo de la operación de seguridad en las regiones de mayoría kurda de Turquía, a mediados de diciembre, según el balance oficial turco.

En julio de 2015 se rompió el alto el fuego pactado por el PKK y Turquía en el marco de unas negociaciones de paz que pretendían cerrar un conflicto que se ha cobrado más de 40.000 vidas desde que estalló, en 1984. El alto el fuego estuvo en vigor dos años.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies