Erdogan dice que Turquía no permitirá que Israel restrinja la llamada a la oración de las mezquitas

Recep Tayyip Erdogan
UMIT BEKTAS/REUTERS
Publicado 09/05/2017 7:38:39CET

MADRID, 9 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este lunes que el país no permitirá que Israel apruebe una legislación para restringir la llamada a la oración de las mezquitas que se encuentran en Israel y en Jerusalén Este.

"Un borrador de legislación, que busca prohibir la llamada a la oración en mezquitas, sigue esperando en el Parlamento israelí. El hecho de que esto sea un problema que llega a la agenda (política) es una vergüenza", ha criticado.

Así, ha afirmado que "aquellos que hablan de libertad de pensamiento y de fe en cada oportunidad que tienen aprueban este paso al permanecer en silencio", según ha informado el diario local 'Hurriyet'.

"Si Dios quiere no permitiremos que se silencien los rezos desde los cielos en Jerusalén", ha recalcado, durante un acto celebrado durante la jornada en la localidad de Estambul.

"¿Por qué teméis la libertad de fe si creéis en vuestra fe? Les recuerdo a los administradores israelíes: Si creéis en vuestra fe, ¿por qué teneis miedo del sonido de nuestros rezos?", se ha preguntado.

El Parlamento israelí aprobó la medida de forma preliminar en marzo. Los seguidores de la puesta en marcha de esta medida han señalado que ésta mejorará la calidad de vida de aquellas personas que residan en las inmediaciones de las mezquitas debido al alto volumen de los altavoces instalados en los minaretes.

La ley prohíbe la llamada al rezo entre las 23.00 horas y las 7.00 horas, lo que supondría silenciar los altavoces de las mezquitas durante al menos una llamada. La primera llamada a la oración suele producirse a las 5.00 horas.

La segunda legislación podría prohibir la utilización de los altavoces en áreas residenciales a cualquier hora del día y establecería una multa de 10.000 shekels (2.559 euros) por violar la medida.

Aquellos parlamentarios que han mostrado su oposición a la legislación han insistido en que supone un obstáculo para la libertad religiosa de la minoría musulmana de Israel.

La ley incluye la zona de Jerusalén Este, que fue capturada por las fuerzas israelíes en 1967 y anexionada posteriormente en un movimiento que no ha sido reconocido a nivel internacional.

OPOSICIÓN AL TRASLADO DE LA EMBAJADA DE EEUU

Por otra parte, Erdogan se ha pronunciado contra el posible traslado de la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, asegurando que Ankara "ha realizado las advertencias necesarias" contra esta posibilidad.

El jefe del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, advirtió en enero de que el organismo retirará su reconocimiento a Israel si Estados Unidos traslada su embajada a Jerusalén.

La OLP reconoció al Estado de Israel en 1988, año en el que proclamó la independencia de Palestina y renunció al uso del terrorismo con fines políticos.

Las declaraciones de Erekat llegaron dos días después de que el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) advirtiera a Estados Unidos contra el posible traslado de su Embajada de Tel Aviv a Jerusalén, resaltando que "desataría una nueva fase de conflicto".

Previamente, el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, había explicado que están en la "fase inicial" del debate sobre el cumplimiento de la promesa electoral del presidente estadounidense, Donald Trump, de trasladar la Embajada.

El Gobierno israelí tiene su sede en Jerusalén, que describe como su capital, si bien la mayoría de sus altos mandos militares tienen su despacho en Tel Aviv.

Antes de abandonar el cargo, el expresidente estadounidense Barack Obama renovó la exención presidencial que aplazaba nuevamente la recolocación de la Embajada durante seis meses.

En su decisión, Obama citó "intereses de seguridad nacional" para prolongar la exención a la decisión del Congreso en 1995 de reconocer Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la Embajada.

Estados Unidos no ha reconocido oficialmente Jerusalén como capital del país, a pesar de que Israel así lo reclama, debido a que el Derecho Internacional considera la ciudad dividida porque la mitad de ella está en Cisjordania y es por tanto territorio palestino ocupado militarmente por Israel.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies