Escocia, pendiente del último debate televisado de la campaña del referéndum independentista

Un hombre sostiene una bandera escocesa Escocia
TOBY MELVILLE / REUTERS
Actualizado 06/07/2015 10:28:13 CET

EDIMBURGO (REINO UNIDO), 25 Ago. (Reuters/EP) -

Esta noche se celebra el segundo último debate televisivo entre el líder independentista escocés, el ministro principal de Escocia, Alex Salmond, y el líder de la campaña unionista Mejor Juntos, Alistair Darling, con vistas al referéndum de independencia previsto para el 18 de septiembre.

Los sondeos siguen situando al independentismo por debajo del unionismo, pero la tendencia ha sido de un alza constante del apoyo a la secesión, así que ambas partes consideran clave este debate para conseguir la victoria en las urnas.

La última "encuesta de encuestas" publicada el 15 de agosto y elaborada a partir de seis estudios sitúa el apoyo al 'Sí' a la independencia en el 43 por ciento, frente al 47 por ciento que secundaría el 'No', sin contar con los indecisos, más del 10 por ciento.

Sin embargo, Alex Salmond, líder del independentista Partido Nacional Escocés (PNE), cuenta con una reputación de político astuto que en otras ocasiones le ha permitido ganar elecciones de forma inesperada. "Es la última oportunidad pública real de llegar a una gran audiencia", ha destacado el director de investigación de la demoscópica Survation, Patrick Brione.

"Salmond es el que lleva las de perder hoy, así que necesita una actuación impresionante", ha añadido Brione durante un debate televisivo.

El debate girará previsiblemente en torno a tres cuestiones: cómo mantendría Escocia la libra como moneda si fuera independiente, cuántos barriles de petróleo quedan en el mar del Norte y sería mejor la sanidad pública escocesa tras la secesión.

En el primer debate entre Salmond y Darling, celebrado el 5 de agosto, el líder nacionalista no logró llevar la iniciativa y las encuestas le dan como perdedor tras los argumentos presentados por el líder de la campaña unionista sobre la imposibilidad de mantener la libra esterlina.

"Ante el anterior (Salmond) debate partía como favorito y por eso la gente pensó que había perdido", ha señalado Brione. "Darling se benefició de que buena parte de la gente no esperaba que le fuera bien en el primer debate", ha añadido.

Salmond aspira a que una hipotética independiente conserve la libra como moneda, pero los unionistas insisten en que debe tener un "plan B" por si Londres se niega. Los tres principales partidos del Parlamento británico han manifestado su rechazo a una unión monetaria, pero los independentistas creen que esto cambiará si gana el 'Sí'. Con vistas a este segundo debate, Salmond ha prometido que explicará mejor su postura sobre la futura moneda escocesa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies