El Partido Socialdemócrata gana las parlamentarias en Eslovaquia, según encuestas a pie de urna

Actualizado 18/06/2006 2:42:10 CET

BRATISLAVA, 18 Jun. (EP/AP) -

El Partido Socialdemócrata Smer ha ganado las elecciones parlamentarias celebradas el sábado en Eslovaquia con un 27,2% de los votos, según una encuesta a pie de urna.

La derrota del Movimiento Demócrata Cristiano de Eslovaquia, de centro derecha, del primer ministro Mikulas Dzurind, tras ocho años en el poder, pone en tela de juicio la búsqueda de Eslovaquia por adoptar el euro en 2009. Unos 4,3 millones de personas estaban inscritos para votar en los comicios de hoy, vigilados por unos 6.000 agentes policiales.

Sin embargo, el posible margen de ventaja del 27,2% de Smer, dirigido por Robert Fico, no es lo suficientemente decisivo como para darle mayoría en el Parlamento. La austeridad del Gobierno de Dzurinda ayudó a que la ex nación comunista se integrara a la Unión Europea, pero redujo las prestaciones sociales y los servicios de salud para millones de personas.

Según la agencia de sondeos MVK, el Movimiento Demócrata Cristiano de Eslovaquia habría obtenido el 19% de los votos. El sondeo tenía un margen de error de dos puntos porcentuales tanto en alza como en baja.

Por otro lado, la encuesta indicó que el Movimiento para una Eslovaquia Democrática, del ex primer ministro Vladimir Meciar, se llevará el 8,6%, y el Partido de la Coalición Húngara, el 11,8%, señaló MVK. Además, el Partido Nacional Eslovaco habría recibido el 9,6%.

De confirmarse estos resultados cuando se anuncien los resultados oficiales, posiblemente hoy domingo, el partido de Fico se hará con la mayoría de los 150 escaños del Parlamento, pero tendrá que formar otro Gobierno de coalición. Su campaña electoral se concentró en las promesas de revertir muchas de las reformas de la gestión de Dzurinda.

Bajo el Gobierno de Dzurinda, en el año 2004 Eslovaquia, ex miembro de la extinta república comunista de Checoslovaquia, se unió a la OTAN y a la Unión Europea, y disfrutó de un notable crecimiento económico. La inversión extranjera creó miles de puestos de trabajo, pero los recortes de inversiones sociales y de salud generaron cierto resentimiento entre los trabajadores más necesitados, jubilados y desempleados, muchos de ellos partidarios de Fico.

El líder socialdemócrata declaró que preferiría una coalición bipartidista, "pero es más probable que sea una alianza de tres partidos", sin precisar nada más. "No voté por mí. Eso no se hace y en todo caso no era necesario", dijo tras emitir su voto en las afueras de la capital, Bratislava.

Los analistas temen que si las promesas de Fico se implementan, el giro de Eslovaquia hacia la izquierda podría desacelerar el crecimiento del producto interno bruto, que el año pasado creció 6,1%. Y aunque según ellos se mantendría la inversión extranjera, se detendría el ritmo de la actividad económica.

En ese marco, la campaña de Dzurinda se concentró en destacar los beneficios de la continuidad económica y política, recordando los tumultuosos años que vivió Eslovaquia en la transición del comunismo al libre mercado.