Moratinos saluda presencia de líderes indígenas en Iberoamérica y elogia el cambio de política hacia Cuba

Actualizado 19/03/2007 23:56:52 CET

José Saramago advierte que los Gobiernos latinoamericanos deben solucionar lo antes posible el problema de la discriminación étnica

MADRID, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, saludó hoy la llegada al poder de líderes indígenas en Iberoamérica y se declaró satisfecho de haber cambiado la política hacia Cuba, ya que la anterior no logró excarcelar a ningún preso político.

Así se pronunció en el ciclo 'Diálogos. Derechos Humanos y Seguridad Jurídica en Iberoamérica', patrocinado por la Obra Social de La Caixa y moderado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, en el que también participó el premio Nobel de Literatura José Saramago.

El jefe de la diplomacia española consideró que la comunidad internacional debe "alegrarse" porque por primera vez la comunidad indígena haya participado y ganado unas elecciones democráticas y admitió que le causó "cierta sorpresa" las críticas recibidas por la actitud del Gobierno español ante esos nuevos gobiernos, como el de Evo Morales en Bolivia, cuando lo que ha pasado con la llegada al poder de líderes indígenas es que se han integrado en la sociedad sectores que antes no participan en ella.

Asimismo, indicó que las empresas españolas "deben sentirse más seguras" por la llegada al poder de esos sectores" que antes estaban "fuera del marco político y democrático". "Ya nos los dijo Morales: qué mayor garantía, seguridad jurídica van a tener las empresas españolas que cuando aprobemos en la nueva Asamblea Constituyente los acuerdos de Repsol o de Telefónica", añadió.

Preguntado sobre si se sentía satisfecho de las excarcelaciones llevadas a cabo por Cuba tres años después del levantamiento de las sanciones, Moratinos indicó que se sentía "satisfecho" de haber "cambiado la política, porque la anterior" no logró ninguna excarcelación.

El jefe de la diplomacia española recordó que cuando el actual Ejecutivo llegó al poder, había 333 presos políticos en la isla, mientras que hoy en día permanecen entre rejas 278. No obstante, consideró "insuficientes" estas 55 excarcelaciones.

Moratinos señaló que el Gobierno está trabajando para "ganar" capacidad de "influencia" en la isla manteniendo un diálogo con las autoridades cubanas, al tiempo que expresa cuál es su posición con respecto al respeto a los derechos humanos.

PRONTA SOLUCIÓN

Por su parte, el premio Nobel de Literatura 1998, José Saramago, advirtió hoy a los Gobiernos de América Latina que es perentorio aplicar medidas para solventar la situación de precariedad y discriminación que vive la población indígena o este problema pasará a convertirse en algo irremediable.

"Los indígenas enfrentan en la actualidad un problema que en estos momentos o se resuelve o simplemente no va tener ninguna solución", acotó tras asegurar que esta realidad "a nadie le importa (...) porque el futuro de América Latina depende de la emergencia de estos pueblos y si no hacemos algo estamos corriendo un problema que va a ir creciendo", subrayó.

De esta manera, destacó que los Gobiernos "se dedican hablar de lo que está" y de divulgar que "todos ellos son dueños de la tierra americana y que en 500 años no han podido tenerla", pero sin aplicar políticas certeras que den viabilidad a su inserción en la sociedad.

En este sentido, Saramago alertó que, de no solucionar esta disyuntiva, podría llegarse al punto de considerar como una solución "terminar y acabar definitivamente con las comunidades indígenas para salirnos ya de ese problema" y así no tener que afrontarlo más nunca.

Así, el premio Nobel explicó cómo el tema étnico latinoamericano es "automáticamente despreciado y excluido" de las agendas de discusión internacional porque para muchos Estados representa "un obstáculo" que no genera mayores beneficios políticos para los Gobiernos.

A este respecto, el juez Garzón opinó que algunas naciones del continente experimentan un "racismo interno" donde el blanco de las agresiones son en su mayoría los grupos indígenas. Como ejemplo, mencionó a Colombia y el ataque por parte de la guerrilla y los paramilitares a estas comunidades, y también el caso de México en especial de aquellos a quienes no se les permite cruzar la frontera hacia Estados Unidos para reunirse con su familia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies