EEUU pide ayuda en Guantánamo y España está dispuesta a asumir su "cuota de responsabilidad" en Afganistán

Actualizado 24/02/2009 20:34:44 CET

Moratinos traslada a Clinton el compromiso de España de convertirse en un "aliado fiel y activo" de EEUU

WASHINGTON, 24 Feb. (del enviado especial de EUROPA PRESS, Emilio López Romero) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Angel Moratinos, trasladó hoy a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, la disposición de España a acoger a algunos presos de Guantánamo y a asumir "su cuota de responsabilidad" en la nueva estrategia que los aliados definan para Afganistán.

En la reunión que mantuvieron durante unos 40 minutos en la sede del Departamento de Estado, el jefe de la Diplomacia española ofreció a Clinton la voluntad del Gobierno español de convertirse en un "aliado fiel", pero sobre todo "activo", para la Administración de Barack Obama.

Así lo relató el propio jefe de la Diplomacia española en declaraciones a los medios de comunicación al término del encuentro, del que salió "muy satisfecho" y con el que consideró que se inicia una "nueva etapa" en las relaciones bilaterales en la que España está dispuesta a colaborar como un socio "fiel y activo" de Estados Unidos en los compromisos que ha asumido la nueva Administración.

Uno de esos compromisos es Guantánamo. Según explicó el ministro, la secretaria de Estado pidió ayuda para acoger a algunos presos y Moratinos le respondió que España "está en principio de acuerdo siempre y cuando las condiciones jurídicas sean aceptables". También indicó que habrá que estudiar jurídicamente "caso por caso" una vez que los equipos de ambos países se pongan en contacto para abordar este asunto. Con anterioridad, el ministro ha señalado que en todo caso se trataría de un número reducido de detenidos.

"Ella me ha solicitado la ayuda y yo le he contestado que en principio España está dispuesta a colaborar y que ya nuestros equipos se pondrán en contacto para estudiarlo jurídicamente, caso por caso", indicó el ministro, quien recordó que cuando el presidente Obama anunció oficialmente su intención de cerrar Guantánamo poco después de llegar a la Casa Blanca "España ya expresó su satisfacción".

Clinton y Moratinos también tuvieron ocasión de conversar sobre la situación en Afganistán, donde el Gobierno estadounidense está redefiniendo su estrategia, y una vez que la tengan cada aliado podrá de forma bilateral "aportar lo que considere que es un valor añadido", señaló. España ya está presente en el país asiático, dijo el ministro, quien añadió que una vez que los aliados decidan el nuevo camino el Gobierno español asumirá su "cuota de responsabilidad".

Oriente Próximo también estuvo en la agenda de las conversaciones. De hecho ambos se verán nuevamente el próximo 2 de marzo en la conferencia internacional para la reconstrucción de Gaza convocada por Egipto. Moratinos, que recordó que España es el segundo donante al pueblo palestino, afirmó que lo importante es iniciar un proceso "que sea válido" para todos para sentar las bases de un entendimiento mutuo.

MÁS INTERÉS EN CUBA

Respecto a Latinoamérica, el jefe de la Diplomacia española dijo que Estados Unidos debería emprender una nueva estrategia hacia la región y aconsejó que la nueva Administración se muestre "más interesada y comprometida", en particular en el caso de Cuba. También en el caso del Magreb, donde, según Moratinos, hay que trabajar de manera diferente para resolver los problemas en la zona.

Más allá de la colaboración en temas concretos, Moratinos se mostró satisfecho por el inicio de esta "nueva etapa" que pone fin al deterioro de la interlocución entre Madrid y Washington durante la Administración Bush. "Hay un mayor compromiso de trabajar juntos para tener una relación cada vez más fluida y fructífera y España está dispuesta no sólo a ser un socio y aliado fiel, sino activo en todos los compromisos de actuación de Estados Unidos", añadió.

ZAPATERO SERÁ "MUY BIENVENIDO" EN LA CASA BLANCA

Es más, se mostró convencido de que el jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, será "muy bienvenido" en la Casa Blanca y de que habrá una relación fluida con Obama. Moratinos aclaró que la reunión de hoy no estaba pensada para fijar la fecha de un futuro encuentro entre ambos y recordó que se verán el 2 de abril en Londres, con motivo de la Cumbre del G-20, y los días siguientes en Estrasburgo y Kehl en los actos del 50 aniversario de la OTAN.

La idea de este primer encuentro era "poner en marcha una nueva etapa de colaboración e interlocución", añadió el ministro, quien indicó que la secretaria de Estado norteamericana le pidió que trasladara al Rey Juan Carlos y al jefe del Ejecutivo un saludo personal del presidente Obama.

Moratinos ha sido el quinto ministro europeo que visita el Departamento de Estado desde que Clinton tomó posesión de su cargo. Antes pasaron por allí los jefes de las diplomacias británica, David Miliband; alemana Frank Walter Steinmeier; francesa, Bernard Kouchner y checa, Karel Schwarzenberg, cuyo país preside este semestre la UE. Todos comparecieron con Clinton en rueda de prensa conjunta, pero esta vez no fue posible porque Clinton tenía que acudir a un encuentro de Obama con el primer ministro japonés.

Algunos de los temas abordados hoy, como Afganistán, Irán, Oriente Próximo y Latinoamérica ya estuvieron presentes en la reunión que mantuvieron el viernes pasado en Miami Moratinos y el consejero de Seguridad Nacional de Barack Obama, James Jones, quien se desplazó expresamente a Florida para saludar al Rey y entrevistarse con él, con motivo de la visita de los Reyes a este Estado por el aniversario de la fundación de Pensacola.

El encuentro de hoy fue fruto del compromiso que Moratinos y Clinton adquirieron el 29 de enero pasado en su primera conversación telefónica. Una vez que la secretaria de Estado tomó posesión de su cargo, telefoneó a Moratinos para trasladarse su deseo de "reforzar e intensificar al máximo" las relaciones entre España y Estados Unidos, según relató entonces el propio ministro.

Desde la llegada de Obama a la Casa Blanca, un mensaje común ha presidido los contactos telefónicos y las reuniones bilaterales entre los dos Gobiernos, el deseo mutuo de mejorar las relaciones bilaterales. Si bien se vieron dañadas tras la decisión de Zapatero de retirar las tropas de Irak, lo cierto es que Moratinos mantuvo una relación correcta y fluida con la antecesora de Clinton, Condoleezza Rice.