España debe aumentar el control sobre los intermediarios en el tráfico de armas, según Amnistía Internacional

 

España debe aumentar el control sobre los intermediarios en el tráfico de armas, según Amnistía Internacional

Actualizado 10/05/2006 6:20:20 CET

La organización solicita un mayor control aduanero y una tipificación más estricta de las leyes contra el tráfico de armas

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Según un informe que publican hoy las organizaciones Amnistía Internacional y TransArms, España es uno de los países que debe reforzar las medidas de control sobre las redes de intermediarios que intervienen en el comercio de armas internacional.

El documento señala que en España es imposible juzgar a un residente responsable de violar los embargos establecidos por Naciones Unidas o que trafique con armas en el caso de que estas no entren en suelo español tampoco sería posible juzgar a un residente en España responsable de violar embargos de la ONU o de traficar con armas en el caso de que éstas no pasasen por territorio español.

Además, el informe responsabiliza a España y a Eslovaquia de autorizar la venta de armas y munición a los rebeldes de Costa de Marfil en 2004. España, señala el dossier, "estuvo entre los 80 países que exportaron armas, munición y componentes a países africanos en conflicto armado, entre ellos Argelia, Angola, Camerún, República Centroafricana, Etiopía, Guinea-Bissau, Costa de Marfil, Marruecos, Mozambique, Nigeria, Sierra Leona, así como países subsaharianos, sin que existan garantías sobre el uso final o el riesgo de desvío de dicha munición".

El informe recomienda que la futura Ley de Comercio de Armas en España prevea "un registro de intermediarios de carácter público", aplicando fuertes medidas sancionadoras que abarquen a los ciudadanos españoles que operen desde el extranjero y que incluya a estos intermediarios como parte integrante de los delitos relacionados con el tráfico ilegal de armas.

El director de investigación sobre el comercio de armas y material de seguridad de Amnistía Internacional, Brian Wood, ha señalado que "los intermediarios y transportistas de armas han ayudado a enviar muchas de las armas utilizadas en los homicidios, violaciones y desplazamientos de civiles que se están cometiendo en Sudán y la República Democrática del Congo".

Sin embargo Wood se muestra especialmente disconforme con la relajación de los controles fronterizos, a los que considera "poco estrictos" y señala, además, que "sólo alrededor de 35 Estados se han molestado en promulgar leyes sobre el tráfico de armas, por lo que es casi inevitable que se produzcan nuevas catástrofes de derechos humanos".

El estudio señala otros casos en los que, según Amnistía Internacional, las operaciones de tráfico de armamento permanecen no reguladas y ajenas a la legislación internacional. Entre tales ejemplos, se destaca la desaparición de miles de armas de los arsenales de la guerra de Bosnia-Herzegovina o la "evaporación" de gran cantidad de armamento destinado a Irak.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies