Odyssey asegura a Reino Unido que trabaja "con la mayor celeridad" para averiguar la identidad del barco hundido

Actualizado 22/05/2007 19:43:02 CET

Sostiene que obtuvo una licencia de exportación en Gibraltar desde el que trasladó el tesoro a Estados Unidos

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

La empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration ha confirmado a las autoridades británicas que está trabajando "con la mayor celeridad posible" para averiguar la identidad del barco hundido de cuyo interior ha recuperado medio millón de monedas de plata, informó hoy la Embajada británica en España.

En un escueto comunicado, la legación considera que este hallazgo, que podría superar los 371 millones de euros, "no tiene ninguna relación con el buque 'HMS Sussex'", navío soberano de bandera inglesa que naufragó en el Mar de Alborán (al este de Gibraltar) en 1694, para cuya identificación, que no extracción de su contenido, Odyssey logró autorización en marzo pasado tras un acuerdo entre los gobiernos británico y español.

No obstante, la empresa estaba pendiente de que la Junta de Andalucía nombrara a unos submarinistas para que vigilaran las prospecciones que hiciera la empresa con el objetivo de identificar el 'Sussex'.

Ayer, fuentes de la Embajada británica indicaron a Europa Press que Londres también tenía interés, como el Ejecutivo español, en conocer la identidad del navío hundido cuyo contenido en monedas de plata, algunas de oro y otros objetos fue anunciado el viernes pasado por la compañía con sede en Tampa (Florida).

Las mismas fuentes precisaron que el Ejecutivo británico sólo estaría interesado en recuperar ese cargamento si se confirma que ha sido extraído de un antiguo cargo con pabellón "oficial" británico, es decir, que hubiera pertenecido a la Armada y no a un particular inglés.

La compañía asegura que el navío encontrado, al que ha bautizado como 'Cisne Negro' no es el HMS Sussex y que fue encontrado en un punto indeterminado del Océano Atlántico pero "más allá de las aguas territoriales o de jurisdicción legal de cualquier país". Incluso sostiene que "no se halló en aguas próximas a donde se cree que está el HMS Sussex", esto es, el Mar de Alborán.

"Más allá de esto, no podemos confirmar la identidad del pecio (encontrado) porque ni siquiera nosotros estamos seguros", precisó ayer la compañía, que añadió que en la zona en la que lo encontraron se cree que se hundieron varios buques de antiguas potencias coloniales. "El Cisne Negro comparte características con un barco en particular (...) pero queremos estar seguros de su identidad antes de anunciarla", añadió en un comunicado.

Sobre la forma en la que fue trasladado el tesoro a EEUU la compañía asegura que obtuvo una "licencia válida de exportación" del "país" desde el cual partió el botín rumbo a Estados Unidos, pero no aporta más detalles. Fuentes de la Embajada británica en España precisaron a Europa Press que, bajo su punto de vista, la compañía ha cometido un "error" al referirse a un país ya que los trámites para el traslado del tesoro los realizaron ante las autoridades del Peñón, "territorio de ultramar".

El Gobierno español ha abierto una investigación para averiguar en qué lugar encontró la empresa el botín, a qué pecio pertenecía, con qué permisos contaba para hacerlo y si lo halló en aguas españolas, según indicó ayer desde Sevilla la ministra española de Cultura, Carmen Calvo, que anunció medidas judiciales en caso de que se compruebe que el barco fue hallado en aguas territoriales españolas o en aguas internacionales, pero se trate de una nave con pabellón español.

Con respecto a esta cuestión, Odyssey afirmó no tener conocimiento de tal investigación e indicó que le gustaría ser "la primera enterada" en caso de que se abrieran pesquisas. "En nuestra experiencia con el Gobierno español, con el que siempre hemos tenido una relación muy cordial, hemos sido informados directamente o a través de las embajadas estadounidense y británica sobre las cuestiones relacionados con las operaciones de Odyssey", agregó.

Por otra parte, indicó que en el caso del 'Cisne Negro', aunque alguien reivindique ante los tribunales derechos sobre este barco que la justicia estime legítimos, la asesoría legal de la compañía cree que ésta tendría derecho sobre una "mayoría significativa" de los bienes recuperados.

¿RECUPERADO EN EL CANAL DE LA MANCHA?

Las especulaciones en torno al origen del tesoro se han centrado también en un pecio hundido cerca del Canal de la Mancha, que separa Francia de Gran Bretaña, sobre el que Odyssey recientemente pidió permiso a un tribunal estadounidense para recuperar su botín.

Un abogado de la compañía indicó en otoño pasado a un juez federal que la empresa creía haber encontrado los restos de un buque mercante del siglo XVII que se había hundido con un valioso cargamento a bordo a unos 65 kilómetros al suroeste de Inglaterra.

Un juez otorgó a la empresa el miércoles pasado derechos exclusivos sobre este yacimiento, sólo dos días antes de que Odyssey anunciara el descubrimiento de las 500.000 monedas. Por el momento, la compañía ha rehusado decir si ese botín procede de aguas próximas al Canal de la Mancha.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies