España pide que Siria quede libre de "bombardeos masivos, armas químicas, violencia infinita y Estado Islámico"

Alfonso Dastis en una imagende archivo de un foro organizado por Amcham Spain
Europa Press - Archivo
Publicado 15/03/2018 12:47:40CET

MADRID, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de España ha hecho un llamamiento este jueves para que el pueblo sirio "quede libre" de "los bombardeos masivos, las armas químicas, la violencia infinita" y del "régimen de terror" impuesto por el grupo terrorista Estado Islámico.

En un comunicado al cumplirse siete años del inicio de la guerra en Siria, el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy ha expresado su consternación" por la "persistencia" del conflicto, que "ha provocado más de 400.000 muertos, once millones de refugiados y desplazados, una catástrofe humanitaria y un sufrimiento atroz".

"Es urgente que el pueblo sirio quede libre de los bombardeos masivos, las armas químicas, la violencia infinita y del régimen de terror de Daesh, así como de la escasez, el exilio o la discriminación", ha asegurado en su escrito el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español.

En este sentido, el Gobierno español ha pedido a "todas las partes" que asuman sus responsabilidades cumpliendo la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para un cese de hostilidades "en todos sus extremos", "tanto el alto el fuego en todo el territorio sirio como el acceso humanitario a todas aquellas poblaciones necesitadas".

Además, ha reclamado que se reanude el proceso negociador y el diálogo político en el marco de las conversaciones de Ginebra, bajo el liderazgo del enviado especial de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, y que se inicien los trabajos de la Comisión Constitucional que fue acordada en el foro de Sochi en enero de 2018. "El Gobierno de España sigue defendiendo una solución política que respete la unidad, integridad territorial y soberanía del país", ha recalcado el departamento que dirige Alfonso Dastis.

Sobre el futuro de Siria, el Gobierno de España ha señalado que debe basarse "en un marco de convivencia democrático entre personas y comunidades sin discriminación alguna por razón de género, etnia o religión".

Por último, el Ejecutivo ha reclamado que se investiguen "todas las violaciones contra el Derecho Internacional Humanitario y que los responsables de las mismas sean llevados ante la Justicia", para lo que se ha mostrado partidario de apoyar y patrocinar "organizaciones y mecanismos ad hoc".