Estado de emergencia en el sur de California por una ola descontrolada de incendios forestales

Actualizado 22/10/2007 20:12:05 CET

MALIBÚ (CALIFORNIA), 22 Oct. (OTR/PRESS) -

Los fuertes vientos avivaron hoy lunes la docena de incendios que están provocando numerosos daños en el sur de California, y especialmente en la exclusiva zona de Malibú. Allí, un pueblo entero tuvo que ser evacuado ante el peligro que suponía la cercanía del fuego, mientras que numerosas casas, incluidas residencias de lujo, y una iglesia quedaron totalmente destruidas. Mientras tanto, en San Diego, los incendios ya se han cobrado la primera víctima mortal, ante lo que el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, decretó el estado de emergencia en siete condados del sur del estado, tras haber sido quemadas miles de hectáreas en la región. Además, las previsiones no apuntan nada bueno, ya que los incendios aún durarán un par de días hasta que puedan ser extinguidos.

A pesar de que la época de mayor riesgo para los incendios parece haber pasado, en California las altas temperaturas, la sequía y la baja humedad, acompañadas de los fuertes vientos que azotan la ciudad estos días, provocaron una docena de incendios que están destrozando el sur de la ciudad. Aunque el pasado fin de semana las previsiones ya alertaban con fuertes vientos que avivarían los fuegos, la noche del domingo tanto ciudadanos como bomberos se encontraban abrumados ante la gravedad de lo que se avecinaba. "No esperábamos algo de esta magnitud. No se puede predecir algo tan grande", lamentaba Sam Padilla, inspector de Bomberos del condado de Los Ángeles.

Sin duda alguna, la zona más afectada por los incendios es Malibú, donde además de haber destrozado numerosas viviendas, el fuego ha acabado con una iglesia presbiteriana y quemado 900 hectáreas sólo el domingo. Además, también se vio claramente afectado por las llamas un famosos castillo de la zona, perteneciente a Lilly Lawrence, la hija de un antiguo ministro iraní. Mientras que toda la gente afectada se ha visto de la noche a la mañana con su casa y todas sus pertenencias destrozadas, a Lawrence haber perdido su castillo parece no haberle afectado. Ella misma comentaba a la televisión KABC que "una casa es una casa" y que sus padres le han enseñado a no permitir que sus posesiones la posean. Sin embargo, aunque sus bienes no le importen demasiado, tuvo tiempo para acercarse a su castillo a salvar sus joyas y valiosos objetos como trajes pertenecientes a Elvis Presley.

Pero no todos los ánimos en California son tan optimistas, ya que los fuegos han quemado 14.000 hectáreas entre Santa Bárbara y San Diego. Precisamente allí, una persona murió cerca de la frontera de México, aunque el portavoz del departamento de Bosques de California, Matt Streck, no dio más detalles sobre el hecho. Asimismo, 4 bomberos y otras 10 personas fueron hospitalizados, habiendo entre ellos algunos excursionistas e inmigrantes ilegales. Por otra parte, 2.000 hectáreas calcinaron el norte de San Diego, por lo que los 36.000 habitantes de la localidad de Ramona tuvieron que ser evacuados.

ESTADO DE EMERGENCIA

Ante la gravedad de todo esto, el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, decretó el estado de emergencia en siete condados entre el norte de Santa Bárbara y la frontera mexicana. Además, las previsiones no son demasiado optimistas, ya que según el jefe de bomberos de Los Ángeles, Michael Freeman, se espera que el fuego dure "un par de días", por lo que "miles de casas van a estar amenazadas".

Asimismo, la alcaldesa de Malibú, Pamela Conley Ulich, comentó el pasado domingo que la localidad, la más afectada de toda California, "está a merced del viento". Éste, ha avivado el fuego en las últimas horas, provocando que las llamas alcanzaran el aparcamiento de un centro comercial, donde un supermercado y numerosas tiendas se vieron perjudicadas, además de unas 30 mansiones, según informaciones de CNN+ recogidas por Otr/Press. Las primeras investigaciones apuntan a que el incendio en la zona de Malibú podría haber comenzado por la caída de cables del tendido eléctrico, según manifestó el capitán de la policía Mike Brown.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies