Estado Islámico responde al asalto a Mosul atacando Kirkuk

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Estado Islámico responde al asalto a Mosul atacando Kirkuk

Ataque de Estado Islámico en Kirkuk (Irak)
REUTERS
Publicado 21/10/2016 16:19:02CET

MADRID, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El grupo terrorista Estado Islámico ha atacado este viernes la ciudad petrolera de Kirkuk, en el noreste de Irak, dejando un saldo de al menos 18 muertos, según el balance ofrecido por fuentes de seguridad a la agencia de noticias Reuters.

Los milicianos han atacado una central eléctrica y otros edificios desencadenando enfrentamientos que se han prolongado hasta la tarde, lo que ha provocado que las autoridades hayan declarado el toque de queda, argumentando que algunos de los asaltantes todavía siguen atrincherados en un hotel y una mezquita en medio de la ciudad, que está actualmente controlada por los peshmergas kurdos.

El ataque se ha producido cuatro días después de que las fuerzas iraquíes y kurdas lanzaran la ofensiva para recuperar Mosul, situada 170 kilómetros más al norte, para expulsar de ella a Estado Islámico. El grupo terrorista ha reivindicado a través de su agencia Amaq el asalto pero no lo ha vinculado expresamente con los acontecimientos en su principal bastión en Irak.

La mayoría de los fallecidos son miembros de las fuerzas de seguridad y trabajadores de la central eléctrica, entre ellos dos iraníes que realizaban el mantenimiento, según las fuentes de seguridad.

En el asalto también han muerto al menos ocho milicianos, bien inmolados o en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, según las citadas fuentes. Algunos de los milicianos supervivientes han cortado la carretera entre la ciudad y la central eléctrica, situada 30 kilómetros más al norte.

Los atacantes de Kirkuk llegaron de fuera de la ciudad, ha declarado el jefe de las Fuerzas Especiales iraquíes, teniente general Talib Shaghati, en declaraciones desde el frente al este de Mosul.

CÉLULAS DURMIENTES

Sus palabras contrastan con las del gobernador de Kirkuk, Najmaldin Karim, que ha atribuido los ataques a células durmientes de Estado Islámico. "Se esperaba que células durmientes de Estado Islámico atacarían algún día Kirkuk ahora que ha comenzado la ofensiva en Mosul", ha declarado a la cadena kurda Rudaw, atribuyendo el ataque a un intento por "reforzar su propia moral".

Según ha explicado, en las zonas en las que se temía que pudiera producirse una escalada de la situación las fuerzas de seguridad han intervenido y han puesto la situación "bajo control". "Los milicianos no han sido capaces de tomar ningún edificio gubernamental o ni siquiera entrar a ellos", ha sostenido.

El gobernador ha animado a la población a permanecer en sus casas y ha pedido a los ciudadanos que tuvieran armas a no echarse a las calles para que "las fuerzas de seguridad puedan hacer su trabajo". Asimismo, la tradicional oración del viernes ha quedado suspendida en la ciudad.

Sin embargo, según Rudaw, numerosos residentes han cogido sus armas y se han unido a las fuerzas de seguridad para defender la ciudad. Algunos de ellos, según la cadena, han apresado vivo a uno de los milicianos de Estado Islámico y lo han ahorcado.

El jefe de Policía de distrito, general Sarhad Qadir, ha explicado a la BBC que los milicianos de Estado Islámico, entre los que había varios suicidas, han atacado tres edificios policiales y la sede de un partido político.

"Todos los milicianos que atacaron el edificio de emergencias de la Policía y la vieja sede de la dirección de Policía de Kirkuk han sido abatidos pero todavía hay un cierto número de milicianos en el distrito de Dumez", ha precisado.

Los combates más intensos se han producido en la localidad de Dubis, donde se encuentra la central eléctrica. Su alcalde, Abdulá Nuraddin, ha contado a Rudaw que tres suicidas atacaron la central, dos de los cuales se inmolaron, mientras que el tercero fue abatido por las fuerzas de seguridad.

Los peshmerga se hicieron con el control de Kirkuk en 2014, después de que el Ejército iraquí se retirara de la región, huyendo ante el avance de Estado Islámico en el norte y el este de Irak.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies