Estados Unidos planea deportar a miles de vietnamitas amparados por un tratado

Contador
Foto de archivo de Ted Osius.
REUTERS / NGUYEN HUY KHAM
Publicado 12/04/2018 11:57:45CET

Vietnam se niega a aceptar a los deportados porque podrían ser "agentes desestabilizadores"

HO CHI MINH, 12 Abr. (Reuters/EP) -

Estados Unidos está estudiando la posibilidad de deportar a miles de vietnamitas a pesar de la existencia de un acuerdo entre ambos gobiernos que debería proteger a este colectivo de inmigrantes, según Ted Osius, un antiguo embajador estadounidense en Hanoi.

Un "pequeño número" de personas amparadas por este acuerdo ya han sido repatriadas, según ha señalado Osius. El exdiplomático ha manifestado que la mayoría de estos inmigrantes llegaron a Estados Unidos en calidad de refugiados tras la guerra de Vietnam. Muchos apoyaron el Gobierno de Vietnam del Sur.

"Estas personas no tienen un país al que volver", ha recalcado el antiguo embajador. Hoy en día, los deportados podrían ser vistos como elementos desestabilizadores por el Gobierno vietnamita actual.

Osius ha subrayado que la Administración Trump comenzó a promover la deportación de este colectivo en abril de 2017 y fue uno de los motivos por los que el antiguo embajador en Hanoi decidió presentar su dimisión el pasado octubre.

Un portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), Brendan Raedy, argumentó el pasado diciembre que había 8.600 ciudadanos vietnamitas en riesgo de deportación y que "7.821 tienen antecedentes penales".

La Administración Trump ha tildado a Vietnam y a otros ocho países de "reacios" por su renuencia a aceptar a los deportados. Sin embargo, lo cierto es que los inmigrantes vietnamitas, la mayoría de los cuales son residentes legales en Estados Unidos pero no cuentan con la ciudadanía estadounidense, están en una posición única.

Según Osius, la mayoría de aquellos que están en riesgo de deportación llegaron a Estados Unidos antes de 1995, el año en el que Washington y Hanoi retomaron sus relaciones diplomáticas después de la Guerra de Vietnam.

UN ACUERDO QUE SE REMONTA A 2008

En 2008, ambos ejecutivos firmaron un acuerdo en el que se especificaba concretamente que "los ciudadanos vietnamitas no podrán ser repatriados" si llegaron a Estados Unidos antes del 12 de julio de 1995. Osius ha declarado que la Administración Trump ha amenazado con retirarle los privilegios a miembros de las autoridades vietnamitas en Estados Unidos y poner en relación el tema con el comercio entre ambos países.

El exdiplomático ha admitido que algunos inmigrantes están implicados en delitos serios, pero que "el acuerdo de 2008 decía que los casos que se hubiesen producido entre 1975 y 1995 serían abandonados".

Raedy no ha especificado el motivo por el que las autoridades también han incluido a varios inmigrantes vietnamitas sin antecedentes penales entre aquellos en riesgo de ser deportados, pero hay que destacar que, según la legislación estadounidense, se puede deportar a aquellos inmigrantes que no gocen de estatus legal.

Una portavoz de la oficina del este asiático del Departamento de Estado, Katina Adams, ha defendido que los gobiernos de ambos países "continúan conversando sobre sus respectivas posiciones en relación con los ciudadanos vietnamitas en Estados Unidos".

Un miembro de las autoridades vietnamitas ha confirmado que Hanoi y Washington "han abierto conversaciones" sobre el tema y ha destacado que "la mayoría de esas personas se fueron a Estados Unidos como consecuencia de la guerra". "Aquellos que emigraron después son un tema diferente, a esos sí que necesitamos aceptarles", ha añadido.

ARRUINAR LAS RELACIONES BILATERALES

Hanoi ha criticado la insistencia de Washington con las deportaciones, ha destacado Osius en una entrevista en Ho Chi Minh. "Vietnam se está resistiendo a las deportaciones porque esta gente podría causar problemas y las autoridades estarían preocupadas de que ejercieran como elementos desestabilizadores", ha explicado el antiguo embajador.

A su vez, Osius ha advertido a la Administración de que su posición con respecto a este asunto podría suponer una amenaza para sus relaciones con Hanoi y el esfuerzo que ha costado que éstas sean buenas.

Según la información del ICE, las autoridades estadounidenses deportaron a 71 vietnamitas el año pasado, un aumento desde los 35 repatriados de 2016 y los 32 de 2015. Los datos del ICE no especifican cuándo llegaron dichas personas a Estados Unidos, si antes o después de la firma del acuerdo bilateral.

Alrededor de dos millones de refugiados huyeron de Vietnam después de la guerra, la mayoría de ellos para escapar de las posibles represalias que pudiesen sufrir por haber trabajado para el Gobierno de Vietnam del Sur. Solo en 1975, alrededor de 125.000 personas emigraron desde la parte sur del país a Estados Unidos y varios miles más les siguieron en los años siguientes.

A pesar de las reformas económicas con las que el Ejecutivo vietnamita ha liberalizado la economía y a que la sociedad se esté abriendo cada vez más, el Partido Comunista mantiene una estricta censura en los medios de comunicación y no tolera las críticas.

En enero, el Ejecutivo vietnamita definió como organización terrorista a un grupo situado en Estados Unidos que aún profesa lealtad a Vietnam del Sur y ha sentenciado a cuatro personas a entre 7 y 12 años de cárcel por enarbolar la bandera del antiguo Gobierno survietnamita.

EL TELEGRAMA DE TILLERSON

Una demanda presentada en un tribunal federal de Los Ángeles el pasado febrero tiene como objetivo detener el proceso de deportación, argumentando que el ICE "ha dejado de aplicar de manera súbita las antiguas directrices de inmigración relacionadas con los inmigrantes vietnamitas que llegaron a Estados Unidos antes de 1995".

El pasado septiembre, Osius le escribió al por aquel entonces secretario de Estado Rex Tillerson para pedirle que reconsiderara el cambio de política con respecto a los inmigrantes vietnamitas. En noviembre, después de que Osius presentara su dimisión, Tillerson le respondió recalcando que "el status quo de la repatriación no puede continuar tal y como está" y que Vietnam tenía que aceptar más repatriados.