Estados Unidos, "preocupado" por el estado de salud del disidente cubano Guillermo Fariñas

Guillermo Fariñas
Reuters
Actualizado 30/07/2016 6:56:38 CET

MADRID, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha expresado su preocupación por el estado de salud del disidente cubano Guillermo Fariñas, que este jueves tuvo que ser ingresado en un hospital, y del resto de opositores que se encuentran en huelga de hambre.

El portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby, en su rueda de prensa semanal ha reconocido que Washington está preocupada por "el bienestar físico" del disidente" Fariñas, de Carlos Amel y de "otros activistas involucrados en una huelga de hambre".

"Estamos supervisando su situación de cerca", ha explicado. "Nos solidarizamos con todos aquellos que luchan por los Derechos Humanos y las libertades fundamentales, incluyendo la libertad de expresión y el derecho de asamblea pacífica", ha añadido.

Asimismo, Kirby ha explicado que Estados Unidos ha presentado directamente al Gobierno cubano "directamente" sus preocupaciones, tanto en La Habana como en su representación en Washington.

Según informó el portal '14ymedio', dirigido por la también opositora Yoani Sánchez, Fariñas, líder del Frente Antitotalitario Unido (FANTU), tuvo que ser trasladado este jueves al hospital Arnaldo Milián de Castro, ubicado en la ciudad cubana de Santa Clara.

Fariñas perdió el conocimiento poco después del mediodía del jueves, por lo que fue trasladado al centro, donde se ha suministrado suero de hidratación y donde ha quedado hospitalizado, según ha explicado al mencionado portal el activista Jorge Luis Artiles.

En ocho días, el opositor cubano ha perdido unos 12 kilos, desde que el pasado 20 de julio se declaró en huelga de hambre y sed hasta que Castro "no diga públicamente que (...) sus opositores" no serán "más torturados, amenazados de muerte" ni se les incoarán "causas espurias" ni se le "confiscarán propiedades".

En declaraciones al Observatorio Cubano de Derechos Humanos, el premio Sajarov del Parlamento Europeo exigió a Castro que designe "a uno de sus vicepresidentes para que se reúna con una docena de prominentes líderes de la oposición política no violenta para viabilizar el cumplimiento de su promesa".