Un estudio revela que las aseguradoras de EEUU no están preparadas para desastres vinculados al cambio climático

Daños por el huracán 'Irma' en La Habana
REUTERS / STRINGER . - Archivo
Publicado 16/05/2018 2:24:38CET

NUEVA YORK, 16 May. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

La mayoría de las compañías de seguros de Estados Unidos no están preparadas para abordar desastres vinculados al cambio climático, según indica un estudio canadiense publicado este martes en el diario 'British Journal of Management'.

El documento, que refleja que las aseguradoras aumentan el precio o niegan la cobertura en las áreas de mayor riesgo de catástrofe en relación con el fenómeno meteorológico, indica que ante la llegada de una época de huracanes, miles de personas podrían perder la cobertura o ver imposibilitado el acceso a una.

"Las aseguradoras que ignoran el cambio climático no han destinado suficientes fondos para cubrir los eventos relacionados con el calentamiento global. Para equilibrar las pérdidas, tendrían que aumentar las tarifas o retirar la cobertura de las áreas con mayor riesgo", ha manifestado uno de los autores del texto, Jason Thistlethwaite, profesor adjunto de medio ambiente de la Universidad de Waterloo.

El cambio climático aumenta e intensifica los fenómenos meteorológicos extremos, desde huracanes a inundaciones. En 2017, tres huracanes de gran categoría golpearon la zona del golfo de México y El Caribe, provocando pérdidas de millones de dólares en daños.

No obstante, las compañías continúan atribuyendo las tormentas a "eventos anómalos y no a fenómenos relacionados con el cambio climático". "Miles de personas perderán la cobertura o no podrán permitirse una cuando este tipo de situaciones se produzcan", ha aseverado Thistlethwaite.

En 2015 sólo el 3 por ciento de 178 compañías estadounidenses tuvieron en consideración el cambio climático a la hora de invertir, señala el documento. Sin embargo, el número de empresas que han pasado a tener en consideración el cambio climático en al menos una de sus área de operación se duplicó en una treintena entre 2012 y 2015.