La Eurocamara dividida sobre pedir actuar contra Hungría por riesgo sistémico al estado de Derecho

Sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo
REUTERS / ARND WIEGMANN
Publicado 12/04/2018 14:22:38CET

BRUSELAS, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los grupos políticos se han mostrado divididos este jueves sobre la posibilidad de respaldar que se abra un procedimiento sancionador contra Hungría en la Unión Europea por riesgo sistémico al estado de Derecho ante la deriva del Gobierno de Viktor Orban en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos del Interior de la Eurocámara.

Los eurodiputados han mantenido un primer intercambio sobre el borrador de informe de la eurodiputada holandesa de los Verdes Judith Sargentini, que concluye que hay "una amenaza sistémica a la democracia, el estado de Derecho y los derechos fundamentales en Hungría" e insta al Consejo a "determinar que existe un riesgo claro de violación grave en Hungría de los valores" de la UE consagrados en el artículo dos del Tratado de la Unión y remita "recomendaciones apropiadas a Hungría" en el marco de un procedimiento sancionador a la luz del artículo 7 del Tratado de la Unión.

Este procedimiento, que la Comisión activó el año pasado contra Polonia por su polémica reforma judicial, podría llevar a la retirada del derecho de voto en la UE de un Estado miembro si se constata una vulneración grave y sistémica del Estado de Derecho en dicho país.

El informe identifica las "preocupaciones principales" con "el funcionamiento del sistema constitucional, la independencia de la justicia y otras instituciones, la corrupción y los conflictos de interés, la privacidad y la protección de datos" pero también con "la libertad de expresión, la libertad académica, la libertad de religión, la libertad de asociación, el derecho a un trato equitativo, los derechos de las personas que pertenecen a las minorías, incluidos los roma y judíos, los derechos fundamentales de los inmigrantes, demandantes de asilo y los refugiados" y los derechos sociales.

También se hace eco de la evaluación preliminar de las elecciones en Hungría de los observadores de la OSCE que han cuestionado que los candidatos hayan podido participar en "igualdad de condiciones" y han considerado que "la intimidación y retórica xenófoba, la parcialidad mediática y la financiación opaca de la campaña han limitado el espacio para un debate político genuino, dificultando la capacidad de los votantes de tomar una elección plenamente informada".

LOS GRUPOS, DIVIDIDOS

Los populares, reformistas y los grupos de extrema derecha y euroescéptico en la Eurocámara han evitado criticar la deriva en Hungría, mientras que socialistas, liberales, verdes y la izquierda sí han censurado la situación en el país, que obliga a actuar a la UE, mostrando la división entre los grupos.

"No estamos aquí para atacar a Hungría y sería erróneo utilizar esto para intentar sacar réditos políticos. Nuestro primer mensaje es centrémonos en los hechos", ha reclamado la eurodiputada popular maltesa Roberta Metsola, que ha insistido en la necesidad de analizar la situación en Hungría "de forma justa y no sesgada".

La eurodiputada Kinga Gal, miembro del partido gobernante Fidesz, ha denunciado que en Europa "constantemente" se habla del estado de Derecho y ha reclamado "aceptar los resultados de las elecciones democráticas" tras dejar claro que no hay "suficientes elementos para cuestionar la legitimidad de las elecciones" en Hungría. "Este informe está creando problemas donde no los hay", ha zanjado.

"Hay más que un riesgo de violaciones. Hay violaciones claras. Hay una amenaza sistémica a la democracia, al estado de Derecho y los derechos fundamentales en Hungría. Ya ha llegado la hora de que el Consejo actúe, que la Comisión actúe", ha defendido la eurodiputada portuguesa Ana Gomes, que ha acusado al Partido Popular Europeo de proteger a Orban y ha recordado las "dudas pesadas sobre las legitimidad" de las elecciones según la OSCE.

La eurodiputada liberal holandesa, Sophie in't Veld, también ha acusado al Partido Popular Europeo de proteger a Orban y ha expresado alarma de que no haya consternación en Europa por las "irregularidades generalizadas" en las elecciones en Hungría detectadas por la OSCE y ha respaldado actuar contra Hungría porque "hay un riesgo claro de violación grave de los valores" de la Unión en el país magiar. "¿Si Hungría pidiera hoy la adhesión a la UE aceptaríamos a Hungría como miembro? No, no lo haríamos", ha lanzado..

También desde la Izquierda Unitaria Europea, la eurodiputada italiana Barbara Spinelli ha afeado que la Comisión Europea ha contribuido a "permitir que se haya roto el estado de Derecho" en Hungría por sus "dudas" de actuar contra el país en los últimos ocho años. "El estado de Derecho se han puesto en peligro desde hace tiempo en Hungría, de manera que se puede calificar de sistémico y la cosa no mejora", ha remachado.

El eurodiputado polaco Marek Jurek, del grupo de los Conservadores y Reformistas, ha instado a "respetar la voluntad de la mayoría de los húngaros" en las elecciones y ha cuestionado reprochar a Hungría por cuestiones como su rechazo a las cuotas de inmigrantes o que exija a las ONG que reciben dinero "de Putin" o "de Soros" hacerlo "público" porque "es una norma para todos". "Estos ataques contra Hungría están vinculados a diferencias culturales", ha asegurado.

Desde el grupo de extrema derecha de la Europa de las Naciones y la Libertad, el eurodiputado del Frente Nacional Gilles Lebreton ha instado a "respetar" los resultados y ha pedido no criticar a la mayoría de húngaros que rechazan las cuotas de refugiados, al igual que la eurodiputada sueca del grupo euroescéptico de la Europa de la Libertad y la Democracia Directa (EFDD), Kristina Winberg,

Sargentini ha admitido en rueda de prensa al término del debate que no tiene "ninguna garantía" de que el informe salga adelante cuando sea sometido a votación, en junio en comisión y en septiembre en el pleno, al tiempo que ha precisado que los grupos podrán presentar enmiendas hasta mediados de mayo.

"Si yo estuviera segura de que hay dos tercios de mayoría habría empujado para un voto. Me lo tomo con un proceso", ha explicado, admitiendo que tratará de "convencer uno a uno" a los eurodiputados tras recordar que el grupo popular no está unido.