Ex abogado general del TUE ve posible que Escocia e Irlanda del Norte sigan formando parte de UE y Reino Unido

Banderas de Reino Unido, Escocia y la UE
RUSSELL CHEYNE/REUTERS
Publicado 03/05/2017 14:21:24CET

BRUSELAS, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El ex abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) Poiares Maduro ha defendido este miércoles la posibilidad de que "Irlanda del Norte y Escocia se sigan como parte de Reino Unido pero también se mantengan como parte de la Unión Europea".

"Legalmente hay dos maneras para esto", ha explicado Poiares Maduro durante una discusión sobre el Brexit en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Eurocámara.

"Una es decir que, de hecho, Reino Unido nunca sale realmente (de la UE), solo lo hace una parte de su territorio. Es lo mismo que ocurrió con Dinamarca y Groenlandia", ha explicado el jurista, en referencia al territorio autónomo en Dinamarca que fue miembro de la UE hasta 1985 y ahora está asociado como territorio de ultramar.

"Nada impide a una parte de Reino Unido quedarse y otra parte de Reino Unido irse", ha argumentado, insistiendo en el "precedente de Groenlandia". "En principio nada impedirá que los territorios de Irlanda del Norte y Escocia se queden en la Unión Europea y que el resto del territorio de Reino Unido ya no sea parte de la UE", ha explicado.

En todo caso, ha admitido que ello sería "complejo de organizar" porque "requeriría una frontera interna dentro de un Estado miembro". "Porque básicamente significa que Escocia e Irlanda (del Norte) se quedan como parte de la Unión Europea y parte de Reino Unido, pero no sería imposible", ha incidido.

"Sería muy problemático en términos políticos y las consecuencias de ello lo dificultarían", ha admitido no obstante el jurista, que ha incidido en "la dificultad añadida" derivada del hecho de que, como "el que se queda es Reino Unido como Reino Unido", la representación de Irlanda del Norte y Escocia en el Consejo de la UE "la garantiza el Gobierno de Reino Unido" a menos que Reino Unido se la cediera a los Gobiernos escocés y norirlandés. "Esto sería posible", ha asegurado.

"Para la Unión Europea la dificultad sería si esto tiene lugar sin que Reino Unido abandone formalmente (la UE) como Estado porque parte del territorio se queda, lo mismo que ocurrió con Dinamarca y Groenlandia", ha admitido. También habría "un riesgo serio económico para Reino Unido" porque Escocia e Irlanda del Norte "atraerían muchas compañías e inversiones que se ubicarían en estos territorios porque se beneficiarían de ambos mercados".

La alternativa, ha explicado, "es que todo Reino Unido salga (de la UE) y parte de Reino Unido tenga un nuevo acuerdo y por tanto Escocia e Irlanda del Norte se quedan como parte de la UE pero al mismo tiempo se quedan como parte de Reino Unido". "Esto legalmente es otra alternativa", ha explicado.

Tampoco ha excluido la posibilidad de que Escocia e Irlanda del Norte se independizaran de Reino Unido y solicitaran su adhesión al bloque. "No excluyo la posibilidad de que Irlanda del Norte y Escocia decidan ser independientes", ha explicado, dejando claro que en este caso "tendrán que solicitar a la Unión Europea" la adhesión "como nuevos miembros independientes". "Legalmente es posible, políticamente habrá que ver", ha precisado.

DERECHOS DE LOS CIUDADANOS

Respecto a las opciones para garantizar los derechos de los británicos que viven en otros países de la UE una vez Reino Unido salga de la Unión, el ex abogado general de TUE ha admitido que existen diferentes opciones, incluida la opción de "proteger los derechos, pero no la ciudadanía" y definir un paquete de derechos pero también, si se cambian los tratados de la Unión, que la UE conceda a los británicos "la ciudadanía asociada" o imponga a los Estados miembro que otorguen la nacionalidad a los británicos que residen en su territorio aunque ha admitido que esta tercera opción en su opinión es "inviable" en términos políticos.

En el caso de los derechos de los europeos que viven en Reino Unido, el ex abogado general del TUE ha defendido que se debe proteger los derechos de todos hasta "la fecha de salida" y que la jurisprudencia europea siga siendo vinculante para Reino Unido al interpretar y aplicar estos derechos o que la tenga que tener en cuenta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies