Expertos de la ONU documentan más torturas y masacres perpetradas por las fuerzas gubernamentales y rebeldes

 

Expertos de la ONU documentan más torturas y masacres perpetradas por las fuerzas gubernamentales y rebeldes

Actualizado 25/01/2014 7:57:43 CET

La comisión de investigación dispone de las pruebas suficientes para llevar los crímenes cometidos en Siria al TPI

GINEBRA, 25 Ene. (Reuters/EP) -

Expertos de Naciones Unidas han documentado más torturas y masacres perpetradas por las fuerzas del Gobierno sirio y los rebeldes en la guerra civil que mantienen desde hace casi tres años y confían que dichos documentos puedan sentar la base de un procedimiento judicial que conduzca al Tribunal Penal Internacional (TPI), según ha revelado la experta estadounidense Karen Koning AbuZayd de la comisión de investigación de la ONU, constituida en 2011.

En una entrevista concedida a Reuters, AbuZayd aclara que están confeccionando una cuarta lista confidencial de sospechosos, ya sean individuos o unidades vinculadas con crímenes registrados desde el mes de julio. Esta lista concierne a cargos de "niveles más altos" del Gobierno sirio, precisa AbuZayd.

De acuerdo con estos nuevos hallazgos, el Gobierno sirio y sus agencias de Inteligencia habrían recurrido a la tortura de amplia y sistemáticamente para interrogar, intimidar o castigar a sospechosos de ser opositores.

Técnicas como electroshocks, las palizas a golpes en posiciones forzosas, quemaduras de cigarrillo, ejecuciones simuladas, privación del sueño y tortura psicológica como la violación de familiares se habrían aplicado en centros de detención, prisiones u hospitales, explica AbuZayd.

CRÍMENES DE LOS REBELDES

Los investigadores de Naciones Unidas también han documentado torturas y asesinatos realizados por las fuerzas rebeldes, una vez que en septiembre ya advirtieron de que milicias islamistas, invocando la guerra santa y la aplicación de la ley islámica, recrudecieron estas prácticas en el norte del país.

Los grupos islamistas tienen una "agenda propia", recalca AbuZayd, estableciendo tribunales islámicos que dictan ejecuciones sumarias y sentencias con aplicación inmediata.

"Desde que existe tensión entre y en el seno de los diversos grupos de la oposición, estamos obteniendo más y más información sobre grupos de la oposición procedente de otros grupos de la oposición, por lo que ahora hay más información sobre ambos lados", sostiene la experta de la ONU, en alusión a los rebeldes y las fuerzas gubernamentales.

"Ambos quieren que los otros rindan cuentas por lo que han hecho, en lugar que a sí mismos", manifiesta AbuZayd.

UN PROCESO EN EL TPI

Por otra parte, AbuZayd sugiere que la comisión de investigación está recabando tal nivel de pruebas que, siempre bajo la aprobación del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, los crímenes cometidos en los más de dos años y medio de guerra en Siria podrían sentar las bases de un procedimiento legal que acabe en el TPI.

Sin embargo, AbuZayd subraya que el caso "tiene que pasar por el Consejo de Seguridad en el caso de Siria", ya que no es firmante del tratado internacional que le sitúa bajo su jurisdicción legal en materia de Derechos Humanos.

Esto implica que Rusia y China no veten este proceso, algo que se atisba improbable dado el largo historial de rechazos a declaraciones de condena contra el Gobierno sirio en el Consejo de Seguridad de la ONU.

"Ellos son los que deben entrar en acción. Tenemos muchos investigadores que han pasado por el TPI, que han trabajado allí. Ellos saben las reglas, saben qué tipo de pruebas se necesitan. Yo creo que realmente tenemos un material (lo suficientemente) sólido que saldrá de ellos" la iniciativa de seguir adelante con el proceso, argumenta la experta estadounidense.

Fruto de estas investigaciones, incide AbuZayd, la ONU dispone a día de hoy de una "enorme base de datos" que será puesta en disposición de cualquier organismo judicial cuya objetividad e idoneidad sea reconocida.

Su objetivo es la rendición de cuentas, remarca la experta de Naciones Unidas. "De otra forma, lo que estamos haciendo carece de sentido", sentencia.

FOTOGRAFÍAS FILTRADAS

Sobre las 11.000 fotografías entregadas por un fotógrafo desertor de la Policía Militar de Siria, esta experta de Naciones Unidas considera que todavía no pueden ser consideradas pruebas, aunque, puntualiza, la comisión de investigación está trabajando en ello.

"Hemos dicho a la gente que tiene esta información, a quien fue entregada, que cualquier cosa que quisieran compartir con nosotros, la seguiríamos de cerca", afirma AbuZayd, en referencia a los oponentes de Bashar al Assad que recibieron estos documentos del desertor.

"Dicen que tienen números y nombres y demás, y que las familias han sido identificadas por algunas de estas personas. Pero tienen que ser muy cautelosos porque las familias aún están dentro" de Siria, advierte la experta.

Las fotografías retratan casos de tortura que la comisión de investigación ya había documentado previamente y, según asegura AbuZayd, que también ha entrevistado a refugiados sirios, "no es la primera vez" que ven señales de tortura en las espaldas y ojos arrancados.

"Hemos realizado muchas más entrevistas durante estos años, los dos años y medio que llevamos estado recabando pruebas de este tipo de cosas que ocurren en los centros de detención", abunda AbuZayd.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies