Expertos señalan un notable incremento del riesgo de desastres humanitarios en las ciudades africanas

 

Expertos señalan un notable incremento del riesgo de desastres humanitarios en las ciudades africanas

Inundaciones Sáhara
LOUAFI LARBI / REUTERS
Publicado 25/06/2017 19:12:18CET

LONDRES, 25 Jun. (Thomson Reuters Foundation/EP) -

El aumento de la población y problemas climáticos como las inundaciones o la sequía han aumentado el riesgo de que se produzcan graves desastres humanitarios en África subsahariana, según han informado los expertos.

"Los riesgos de desastre están aumentando más rápido en África subsahariana que en cualquier otro lugar", ha afirmado la investigadora de riesgo y resiliencia del Instituto de Desarrollo de Ultramar, Arabella Fraser, durante un debate.

Fraser ha explicado que el aumento de peligro se debe al crecimiento de la población urbana, a problemas relacionados con el clima -- como las inundaciones y la sequía -- y la incapacidad para vencer esos riesgos debido a la pobreza, la escasez de datos, la falta de capacitación y el mal funcionamiento del Gobierno.

Sin embargo, abundan las ideas para que las ciudades africanas en crecimiento reduzcan los riesgos de desastre. Entre ellas destacan los consejos para organizar a los habitantes de los suburbios para mejorar la infrasestructura o clasificar los principales riesgos y así poder centrarse en ellos con celeridad.

"Los desafíos son vastos, complejos e inmediatos, y muchos son día a día", ha explicado un miembro del Consejo Internacional de Iniciativas Ambientales Locales, Meggan Spires.

"Buscar tiempo para hacer frente a las demandas de ser proactivo y trabajar hacia una mayor sostenibilidad, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible o el Acuerdo de París sobre el cambio climático, es una carga dura", ha añadido Spires.

Una de las ciudades que más riesgos enfrenta es Karonga, una ciudad situada a orillas de un lago en el norte de Malawi. Cada año tiene que afrontar graves inundaciones, que empeoran con el cambio climático y con el mal mantenimiento de los canales. En esta localidad, sólo el 17 por ciento de los hogares tienen agua potable, y la mitad de las personas usan agua contaminada con aguas residuales, lo que provoca cólera y muertes por otras enfermedades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies