La expresidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf, galardonada con el prestigioso premio Mo Ibrahim

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf
THOMAS MUKOYA/REUTERS
Publicado 12/02/2018 10:59:49CET

MONROVIA, 12 Feb. (Reuters/EP) -

La expresidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf, la primera mujer que accedió a la jefatura de un Estado en África, ha recibido el prestigioso galardón Mo Ibrahim, que tiene como objetivo promover la igualdad entre la clase dirigente africana y puede ser declarado desierto si no se encuentra a ningún candidato merecedor del premio.

El Mo Ibrahim, creado por el gurú de las telecomunicaciones sudanés Mohammed 'Mo' Ibrahim, es acompañado con cinco millones de dólares. Johnson Sirleaf, que ha sido galardonada con anterioridad con el premio Nobel de la Paz, es la quinta persona que ha recibido el Mo Ibrahim en los últimos diez años.

Johnson Sirleaf acabó su mandato en enero, cuando le cedió el poder a la antigua estrella de fútbol George Weah. La fundación Mo Ibrahim ha elogiado su "liderazgo excepcional y transformador" que ha ayudado a impulsar la recuperación de Liberia después de dos guerras civiles. "Durante los doce años que duró su mandato, Ellen Johnson Sirleaf sentó la bases sobre las que Liberia puede ahora continuar construyendo", ha manifestado la organización.

Los candidatos al premio tienen que ser jefes de Estado o de Gobierno elegidos democráticamente en África que hayan abandonado el poder al final de sus mandatos en los últimos tres años. Al ganador se le entregan los cinco millones de dólares en un periodo de diez años, tras lo que se le conceden 200.000 dólares de manera anual de por vida.

Liberia fue fundada por antiguos esclavos estadounidenses y es la república actual más antigua de África. Sin embargo, ha sufrido épocas de agitación y derramamientos de sangre que han incluido dos guerras civiles que son recordadas por su brutalidad y por el uso de niños soldado. Aunque se elogie las contribuciones de Johnson Sirleaf a promover la paz, se le ha criticado por su incapacidad para luchar contra la corrupción o por su mínima contribución para sacar a los liberianos de a pie de la pobreza.